Ves al contingut principal

Una vida normal: miedo al cambio (I)


Javier Carril como buen Coach inspirador y su artículo "Las decisiones poderosas" me han animado a escribir sobre el cambio y es que el cambio es algo permanente como decía Heráclito. Si es algo permanente y todos somos conscientes de ello, a qué le tenemos tanto miedo.

Nuestras vidas y nuestro tiempo son como un vaso lleno de agua. Tenemos una familia, unas pertenencias materiales, unas amistades y unas costumbres. Incorporar un cambio a nuestras vidas, quiere decir destinar menos tiempo y recursos a alguna de las cosas a las que estamos acostumbrados. A eso se le llama salir del area de confort y consiste en dejar de hacer alguna cosa para darle espacio a otra que deseamos.

Imaginemos la vida de cualquier persona, alguien que cuando llegó a la universidad no sabía qué hacer y decidió una carrera al azar o bajo algún criterio de demanda laboral o familiar. Acaba su carrera y ya tiene un título que dice que es farmacéutico. Como tal, su familia espera que encuentre trabajo en algo relacionado con sus estudios y acaba trabajando en una farmacia, vendiendo medicamentos.

Conoce a otra persona. Pasado un tiempo prudencial "normal" -dictado por la sociedad, familia o amigos- deciden vivir juntos. De repente, un día de descanso sólo en casa, se da cuenta de que no es feliz. Tiene una familia, un trabajo respetado y bien pagado, su pisito y su hipoteca. Los años han pasado y las obligaciones ahora son muchas. Ya no tiene 18 años para pataletas ni berrinches. Ahora es adulto. No puede imaginarse otra cosa u otra vida que sea esta. Pero no es feliz.

Esta persona ha tenido un respiro para reflexionar y darse cuenta. Ha dejado de ver la televisión, de leer algún libro o de trabajar para darse cuenta de que algo va mal.

¿Qué puede hacer? ¿Decirle a su pareja que no es feliz? ¿Conseguir que se preocupe por algo que ni siquiera sabe qué es? ¿Callar y llevar en silencio la seguridad de su infelicidad? ¿Comentarlo con la familia? No puede, tiene demasiadas obligaciones, demasiadas expectativas que cumplir.

A veces, las personas no dejamos ese espacio vacío para que las cosas vayan bien. Entonces es nuestro cuerpo que reacciona con enfermedades o dolencias que nos obligan a tener esos momentos tan necesarios para nosotros mismos.

Nuestro personaje ha vaciado un poco su vaso para incorporar un cambio y ese cambio provoca dolor, angustia, ansiedad...

No queremos sentir ese dolor, no queremos sentimientos negativos. Preferimos quedarnos con nuestra máscara y con lo que tenemos. El cambio tiene un alto precio y es darnos cuenta de que tenemos que dejar cosas en el camino para incorporar otras nuevas. Cambiar comportamientos, cambiar personas, espacios, libros, creencias y valores y eso es difícil y da miedo.

¿Qué eres capaz de abandonar para ese cambio que tanto deseas?

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

La omnipresencia de la pérdida: Kafka y la muñeca viajera

De Jordi Sierra i Fabra
Franz Kafka se encontró con una niña en el parque al que iba a caminar todos los días. La niña lloraba desconsolada porque había perdido su muñeca. Ayudó a la niña a buscar la muñeca, aunque no tuvieron éxito. Quedaron al día siguiente para seguir buscándola.
Como no la habían encontrado, Kafka inventó ser cartero de muñecas y le entregó una carta “escrita” por la muñeca donde le decía a la niña que no llorase su ausencia, que había salido de viaje a ver mundo: 
- "Te escribiré mis aventuras ." - concluía la carta.
Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando él y la niña se reunían, él le leía las cartas que escribía de aventuras imaginarias de la muñeca. La niña quedaba así consolada. 
Kafka se puso enfermo y tuvieron que poner fin a sus encuentros. Le regaló una muñeca con una carta. La muñeca obviamente era diferente que la muñeca original. La carta explicaba que los viajes la habían cambiado.
Años más tarde, la chica ahora crecida, encontró u…

¿Para qué sirve la mente?

De Eduard Gasset "El Scio. La medicina cuántica." la Eco

Para pensar, está claro, pero ¿para qué sirve pensar?
Pensar da sentido al mundo a nuestro alrededor. El cerebro puede ser observado, a semejanza de todo en el universo, como un sistema cuántico en el que trabajan multitud de redes neurales cuánticas en evolución, seleccionadas y sufriendo mutaciones basadas en su funcionalidad en relación a su interacción con sistemas perceptuales y motores, siempre determinado por las necesidades del organismo.

¿Hiperempatía?

Hiperempática: dícese de la persona que es empática en exceso. Asume los problemas de las otras personas como propios. A sus propios problemas, se le añaden los de la demás gente hasta la saturación y el sufrimiento extremo. Antepone gustos y derechos de otrxs a los propios.
Los actos egoistas son necesarios para el buen funcionamiento psicológico. Las personas empáticas se sienten culpables cuando hacen un acto egoista, ya que creen que su actitud es falsa y malintencionada.
De Silvia Luthor
En este enlace hay la interpretación de un test que puedes realizar en este otro para medir tu empatía.