Ves al contingut principal

Sobrepasar nuestros propios límites

En este vídeo de escalada, convergen diferentes generaciones que comparten fortalezas, debilidades, sentimientos y, en definitiva, experiencias y lo que extraen de ellas.

He adaptado algunos trozos para traducir y adaptar el "argot escalador" a las vivencias que cualquier persona tiene en su vida y cómo sus protagonistas abordan sus retos. Lo que trato de compartir es que las personas que escalamos, podemos enfrentarnos con nuestras limitaciones cada vez que intentamos una vía. Eso no quiere decir que nos estemos retando continuamente. No siempre estamos igual, no siempre tenemos la misma motivación. Muchas veces no podemos aislarnos de todo el resto de nuestras vidas y mantener la concentración para superar nuestros límites. A veces, no encontramos la motivación para enfrentarnos a ellos, no queremos hacerlo o simplemente no nos damos cuenta de que los tengamos.
>>


Al igual que en la vida, a veces reunimos el valor para superar nuestros límites, pero nuestras barreras internas nos dificultan o impiden ser conscientes de esas barreras o de cómo franquear esos límites. En el vídeo, Chris Sharma afirma que se inspiró en la pasión de Adam Ondra para romper sus barreras y Adam se inspiró en la paciencia de Chris para enfrentarse a sus retos. Por el momento, ninguno de los dos ha podido encadenar el proyecto del que hablan en el vídeo. Pero eso, no importa, lo que importa es que han tomado conciencia de sus límites y se han inspirado el uno en el otro para poder ir hacia él, han superado una parte psicológica muy importante.

"Ver la nueva generación asediando sus proyectos sin miedos, hace tambalear tus propios límites acerca de la rareza y la dificultad de los proyectos que piensas que son posibles. Las nuevas generaciones son como una oleada de aire fresco que aportan una nueva perspectiva: esto no es lo más difícil que se puede hacer, se puede y puedo conseguir algo más difícil."
Chris Sharma (20'30")

Ondra sabe que si quiere hacer la vía más dura del mundo tiene que estar más fuerte y entrena duro para volver desde su país a la vía que está en Oliana, donde pasa una semana para intentar de nuevo encadenar la vía. Después de dos días de fracasos, se pregunta si está perdiendo fuerza probando esos movimientos. Le está costando más de lo que creía.

Chris no la prueba tantas veces seguidas.

Chris: "Hay una intensa implicación psicológica. Si no estás acostumbrado a probar vías tan duras, tu psique puede mermar la confianza en ti mismx." (22'30")

Adam: "Ahora mismo cuando miro la ruta siento un cierto temor. Sólo me queda un día y probablemente un único intento. Tengo mucha presión. Ahora esto sí es serio. Si consigo encadenar, va a ser pura felicidad. Pero no quiero pensar en como me sentiré si no lo consigo."

Adam no consigue encadenar.

Chris: "Es la primera vez que Adam tiene que manejar el fracaso. Siempre consigue lo que se propone"

Adam: "Se acabó. Tengo que esperar hasta el próximo invierno para volver a intentarla.

(...) Al principio de escalar con Chris, me sorprendió que no escalara tanto como yo imaginaba. Un par de intentos, luego dejarlo estar, relajarse. Pensé: bueno, quizá se está haciendo mayor. Pero ahora, después de dedicarle tanto tiempo a esa ruta, me he dado cuenta de que en vías tan duras, se necesita mucha paciencia. Así que he aprendido algo de ese 'viejo'".

Chris: "Quizá me estoy haciendo mayor. Pero he estado en esa batalla tantas veces que es fácil obsesionarse con la vía, es fácil dejar de ser feliz. Tienes que encontrar la manera de mantenerte positivo. Dejar que todo fluya. Mantener la diversión. Todavía me siento capaz de hacer cosas difíciles.

(...) Adam es el futuro de la escalada, puedo seguirlo y aprender desde su visión."

Un apunte para quienes escalamos: ¡encadenar una vía no tiene porqué significar superar nuestros límites!

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

La omnipresencia de la pérdida: Kafka y la muñeca viajera

De Jordi Sierra i Fabra
Franz Kafka se encontró con una niña en el parque al que iba a caminar todos los días. La niña lloraba desconsolada porque había perdido su muñeca. Ayudó a la niña a buscar la muñeca, aunque no tuvieron éxito. Quedaron al día siguiente para seguir buscándola.
Como no la habían encontrado, Kafka inventó ser cartero de muñecas y le entregó una carta “escrita” por la muñeca donde le decía a la niña que no llorase su ausencia, que había salido de viaje a ver mundo: 
- "Te escribiré mis aventuras ." - concluía la carta.
Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando él y la niña se reunían, él le leía las cartas que escribía de aventuras imaginarias de la muñeca. La niña quedaba así consolada. 
Kafka se puso enfermo y tuvieron que poner fin a sus encuentros. Le regaló una muñeca con una carta. La muñeca obviamente era diferente que la muñeca original. La carta explicaba que los viajes la habían cambiado.
Años más tarde, la chica ahora crecida, encontró u…

¿Para qué sirve la mente?

De Eduard Gasset "El Scio. La medicina cuántica." la Eco

Para pensar, está claro, pero ¿para qué sirve pensar?
Pensar da sentido al mundo a nuestro alrededor. El cerebro puede ser observado, a semejanza de todo en el universo, como un sistema cuántico en el que trabajan multitud de redes neurales cuánticas en evolución, seleccionadas y sufriendo mutaciones basadas en su funcionalidad en relación a su interacción con sistemas perceptuales y motores, siempre determinado por las necesidades del organismo.

¿Hiperempatía?

Hiperempática: dícese de la persona que es empática en exceso. Asume los problemas de las otras personas como propios. A sus propios problemas, se le añaden los de la demás gente hasta la saturación y el sufrimiento extremo. Antepone gustos y derechos de otrxs a los propios.
Los actos egoistas son necesarios para el buen funcionamiento psicológico. Las personas empáticas se sienten culpables cuando hacen un acto egoista, ya que creen que su actitud es falsa y malintencionada.
De Silvia Luthor
En este enlace hay la interpretación de un test que puedes realizar en este otro para medir tu empatía.