dimarts, de juny 12, 2012

Normalidad


¿Para qué ser normal, si puedes ser feliz?

5 comentaris:

José María Arroyo Bermúdez ha dit...

Poco más hay que decir sobre algo con lo que me identifico. No soy partidario de seguir senderos marcados en ninguno de los sentidos, y menos en el monte. Por cierto, ese gato es cojonudo.

Cris Pérez ha dit...

JM,

La normalidad es una distribución estadística que poco tiene que ver con la diversidad humana, aunque se empeñen en hacernos pasar por el tubo de la normalidad. Es más rentable que todas las personas seamos iguales, consumamos lo mismo y pensemos igual.

¡Suerte que todavía no han convencido a todo el mundo y quede gente extraordinaria - digo extraordinaria con ese significado, fuera de lo ordinario, fuera de lo común, fuera de lo normal - como tú que nos recuerda que la normalidad no existe!!!

¡Un abrazo!

ha dit...

Así debe ser pero cuidado con confundir al que es auténtico de forma natural (y por tanto diferente) del que usa la diferenciación como alimento de su ego (soy diferente, soy mejor...) :)

Los reconocereis porque algo os olerá a artificial... :) :)

Hay una frase de J. Brunner que siempre me hizo gracia decía: Seamos todos diferentes... ¡cómo yo!

:D

Pekas ha dit...

Los cronopios .. son anormales. ???
( entiéndase por anormal, algo no-normal... )

Si es así.. donde hay que firmar para formar parte de la "anormalidad permannte".. ???

Saludos anormales.. pero rebosantes de sonrisas... anormales.. claro.. !!!

Cris Pérez-Vàzquez ha dit...

¡Pekas!

Abrazos desde la anormalidad permanente o desde lo que yo insisto en llamar equilibrio dinámico. ¡El tema va de oxímora, ya ves!

¡Un abrazo!


Cris

Empuja la vaca

Un sabio maestro y su fiel discípula paseaban por un bosque, mientras le explicaba la importancia de conocer lugares diferentes, visitar y ...