divendres, de març 16, 2012

Fluyendo como el agua por un canalón

Si un canalón queda obstruido por una acumulación de hojas, no tiene sentido empujarlo ni golpearlo. La forma más sencilla de solucionar el problema es verter un poco de agua y sacudir ligeramente el canalón: así se desatascará.

De igual modo se mueve la vida, sin utilizar la fuerza. Mientras haya vida, siempre es posible concretar el potencial de fluir libremente.

>>
Si hemos atraído hacia nosotros ciertas características, ¿por qué deseamos cambiarlas? Pues para comprobar cuál es su finalidad más profunda. Tenemos la opción de perder al ser que creemos que somos y de situarnos realmente más allá de las influencias que han creado la textura de nuestro ser. Contamos con la posibilidad de elegir entre permanecer atascadxs en nuestra inamovible visión de la vida o abrirnos a nuevas alternativas que nos permitan ver más allá. Nada es permanente, nada es fijo, así que de nosotros depende asumir la responsabilidad de nuestra propia evolución y comenzar a superar las limitaciones. Nuestro potencial es inagotable, y la elección es nuestra. Sin embargo, la decisión última le corresponde a la vida, y nosotrxs somos esa vida.

Saint-Pierre, Gaston; Shapiro, Debbie
"La Técnica Metamórfica. Principios y prácticas del masaje metamórfico"
p. 114

Empuja la vaca

Un sabio maestro y su fiel discípula paseaban por un bosque, mientras le explicaba la importancia de conocer lugares diferentes, visitar y ...