Ves al contingut principal

Crisálida metamorfoseando

Hace poco estuve ensayando una vía. Pocas veces he dividido una vía en secciones para intentar descifrar los movimientos, hacerlos y, finalmente, tratar de encadenarlos. No puedo decir que nunca he probado una vía, pero sí puedo decir que nunca me la había planteado así, a trozos. He aprendido mucho, confieso que no encadené. Pero aún así, he traspasado mi zona de confort y he vuelto a transgredir, he vuelto a transformarme.

Lo más sorprendente ha sido mi cambio de actitud. Antes de esta nueva experiencia, no podía repetir mucho una vía. Mi autoexigencia bombardeaba mi cabeza cuestionando si sería capaz, si no me estaba colgando en una vía demasiado exigente para mí, si me había pasado o si la vía me venía grande. Así que yo misma me convencía de que no valía la pena forzar una vía que se me resistía y cuando no me salían relativamente rápido, las abandonaba para dedicar mis esfuerzos a vías que no me costaran tanto.

Intento escalar todo tipo de vías, en todo tipo de roca y me encanta variar. Aprendo mucho así. Pero el número y sobretodo la letra me intimidan. Mi mente transforma las vías para convertirlas en monstruos horripilantes que me hacen sentir insegura, insignificante, presuntuosa. A veces, las pruebo y agacho la cabeza para recibir la colleja que las vías me tienen reservada; otras, la graduación de la vía disipa mis ganas de intentarla.

>> Hace poco, un amigo probaba una vía que yo había encadenado a vista y poniendo cintas. Evidentemente, cuando la hice, pensaba que era de un grado asequible. Pero mi amigo me aseguró que era del grado más difícil que yo había encadenado. Cuando lo descubrí, empecé a plantearme si no me había acomodado en mi zona de confort y concluí que debía sacudirme un poco para intentar superarme.

Así que este ha sido mi primer gran avance. He aprendido a superar al Pepito Grillo de la humildad, del miedo al fracaso o de la exposición de mis miedos ante ojos ajenos; al Pepito Grillo que me traiciona y no me deja sacar lo mejor de mí. Ahora me doy cuenta que puedo probar una vía y que la primera vez puede que no entienda nada o poco, pero que el segundo pegue puede ir mejor, el tercero algo mejor y al cuarto puede que ya entienda todos los movimientos. Puede que incluso al quinto o al sexto, sepa cómo hacer todas las secuencias. Puede que al séptimo, octavo o noveno, ya controle donde tengo que chapar y quizás al décimo, vigésimo o trigésimo pegue haya conseguido la pila suficiente para poder encadenarla.

Puede que todo eso pase o puede que no. Pero lo más importante será que me deje intentarlo, que además me permita a mí misma disfrutar de esos intentos sin pensar en nada más que no sea disfrutar de lo que estoy haciendo.

Os seguiré informando sobre la metamorfosis de la crisálida. Por el momento, mi primer gran triunfo a celebrar es haber salido de mi zona de confort.

Comentaris

カ. ha dit…
Yo alguna vez he montado a vista una via de chapa a chapa, teniendo que pararme en TODAS.

Y a la segunda he encadenado.

Tengo testigos porque me ha pasado a menudo. :)

Tu grado a-vista ha de ser al menos una letra del grado que puedes escalar.

Así que si tienes algún 7b a-vista, no dudo que puedes hacer 7c...

En... un par de dias o poco más...
カ, ojalá todo fuese tan lineal. Pero tú y yo sabemos que las cosas no son lineales y que la escalada es tan sencillo como saber fluir y vivir el momento.

Nuestra mente confusa que nos complica la existencia. ¡Ojalá fuesemos inocentes como cuando éramos niñas y nos atreviéramos a experimentar todo sin más!

Ahora estoy cargada de estereotipos, pretensiones, excusas, inseguridades y miedos de los que me voy librando poco a poco, como una crisálida para volver a ser ingenua y sabia (como cuando era una niña)

Entrades populars d'aquest blog

La omnipresencia de la pérdida: Kafka y la muñeca viajera

De Jordi Sierra i Fabra
Franz Kafka se encontró con una niña en el parque al que iba a caminar todos los días. La niña lloraba desconsolada porque había perdido su muñeca. Ayudó a la niña a buscar la muñeca, aunque no tuvieron éxito. Quedaron al día siguiente para seguir buscándola.
Como no la habían encontrado, Kafka inventó ser cartero de muñecas y le entregó una carta “escrita” por la muñeca donde le decía a la niña que no llorase su ausencia, que había salido de viaje a ver mundo: 
- "Te escribiré mis aventuras ." - concluía la carta.
Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando él y la niña se reunían, él le leía las cartas que escribía de aventuras imaginarias de la muñeca. La niña quedaba así consolada. 
Kafka se puso enfermo y tuvieron que poner fin a sus encuentros. Le regaló una muñeca con una carta. La muñeca obviamente era diferente que la muñeca original. La carta explicaba que los viajes la habían cambiado.
Años más tarde, la chica ahora crecida, encontró u…

¿Para qué sirve la mente?

De Eduard Gasset "El Scio. La medicina cuántica." la Eco

Para pensar, está claro, pero ¿para qué sirve pensar?
Pensar da sentido al mundo a nuestro alrededor. El cerebro puede ser observado, a semejanza de todo en el universo, como un sistema cuántico en el que trabajan multitud de redes neurales cuánticas en evolución, seleccionadas y sufriendo mutaciones basadas en su funcionalidad en relación a su interacción con sistemas perceptuales y motores, siempre determinado por las necesidades del organismo.

¿Hiperempatía?

Hiperempática: dícese de la persona que es empática en exceso. Asume los problemas de las otras personas como propios. A sus propios problemas, se le añaden los de la demás gente hasta la saturación y el sufrimiento extremo. Antepone gustos y derechos de otrxs a los propios.
Los actos egoistas son necesarios para el buen funcionamiento psicológico. Las personas empáticas se sienten culpables cuando hacen un acto egoista, ya que creen que su actitud es falsa y malintencionada.
De Silvia Luthor
En este enlace hay la interpretación de un test que puedes realizar en este otro para medir tu empatía.