diumenge, d’octubre 24, 2010

Más que déjà-vu, déjà-vecu...

¿Por qué vivimos una y otra vez la misma situación? A veces cambia el entorno; otras las personas. Normalmente puede cambiar todo menos tú y, en cambio, se repite lo mismo, los mismos sentimientos, pensamientos, sensaciones, etc. y te preguntas: ¿otra vez? ¿por qué a mí? ¿por qué yo?

y lo pasamos realmente mal. Atribuímos esa mala suerte al destino, a las personas, a la educación que nos dieron nuestras familias, a cualquier cosa.

Hace poco volví a sentir un déjà-vecu y volví a plantearme qué estaba haciendo mal. Así que decidí comentar la situación con mi amiga C. Unos días más tarde, recibí un correo electrónico con sus reflexiones:

¿Qué es lo que todavía no has aprendido de esa situación? No vivimos ni tenemos que vivir una y otra vez la misma situación. Si se repite lo mismo, es que hay algo que no hemos aprendido.

Empuja la vaca

Un sabio maestro y su fiel discípula paseaban por un bosque, mientras le explicaba la importancia de conocer lugares diferentes, visitar y ...