divendres, de novembre 04, 2011

Los monjes melancólicos

Extraído de la revista Integral

A finales de los años sesenta, el doctor Alfred Tomatis fue llamado a investigar el malestar inexplicable que sufrían unos monjes benedictinos. Poco después del Concilio Vaticano II, los hermanos habían comenzado a sentirse inquietos, fatigados y algo deprimidos. Si bien los monjes estaban nerviosos por las reformas teológicas y las nuevas rutinas, sus síntomas físicos no tenían ninguna causa conocida. Después de llegar a la abadía y encontrarse con setenta de los noventa monjes “tumbados en sus celdas como trapos mojados”, Tomatis ofreció su diagnóstico: su estado era la consecuencia de haber eliminado varias horas de canto gregoriano de su rutina diaria. Antes, toda la comunidad se reunía ocho o nueve veces al día a cantar durante diez o veinte minutos seguidos. Tomatis le dijo al abad que volvieran a cantar tanto como antes. A los seis meses, los monjes se habían recuperado.

ESCUCHAR LA PROPIA VOZ
Da casi igual si se canta gregoriano, se entonan mantras budistas o se repite el zhikr de los sufís de Oriente Medio. Tampoco importa si se entiende el significado de las palabras, ni siquiera que lo tengan. Hay algo agradable y beneficioso en la repetición de sílabas y en hacer sonidos sin sentido.
>>

3 comentaris:

ha dit...

Cantar siempre es terapeutico libera tensión por el notable ejercicio de respiración que debes hacer pero también por el sentimiento que le pones y que de alguna manera lanzas al mundo.

Si además crees que ese canto tiene algún beneficio místico para ti, sólo el hecho de creerlo te aportará un tercer beneficio.

¿Qué más se puede pedir?

Me voy a cantar con mi guitarra, hoy: Antònia Font :)

Cris Pérez ha dit...

Yo también estoy cantando, esto de que llueva tanto no me está sentando nada bien.

¿Ya has vuelto?

Pekas ha dit...

HACER EL FAVOR DE DEJAR DE CANTAR DE UNA VEZ.. !!!! :-)))) que no veas la que está cayendo.. ;-)))

( Aunque de "retruc", a todos los beneficios citados anteriormente...
podríamos añadir que en el caso de no hacerlo demasiado bien.. nuestra
madre naturaleza será l agran beneficiada.. y de "requeterretruc"
nosotros mismos.. ;-))

OHHH SOLE MÍO.... !!!!! :-)))

Corrección

De Idries Shah, maestro sufí (1924-1996) La Sabiduría de los Idiotas Abdullah ben Yahya estaba enseñando a un visitante un manuscrit...