Ves al contingut principal

Los monjes melancólicos

Extraído de la revista Integral

A finales de los años sesenta, el doctor Alfred Tomatis fue llamado a investigar el malestar inexplicable que sufrían unos monjes benedictinos. Poco después del Concilio Vaticano II, los hermanos habían comenzado a sentirse inquietos, fatigados y algo deprimidos. Si bien los monjes estaban nerviosos por las reformas teológicas y las nuevas rutinas, sus síntomas físicos no tenían ninguna causa conocida. Después de llegar a la abadía y encontrarse con setenta de los noventa monjes “tumbados en sus celdas como trapos mojados”, Tomatis ofreció su diagnóstico: su estado era la consecuencia de haber eliminado varias horas de canto gregoriano de su rutina diaria. Antes, toda la comunidad se reunía ocho o nueve veces al día a cantar durante diez o veinte minutos seguidos. Tomatis le dijo al abad que volvieran a cantar tanto como antes. A los seis meses, los monjes se habían recuperado.

ESCUCHAR LA PROPIA VOZ
Da casi igual si se canta gregoriano, se entonan mantras budistas o se repite el zhikr de los sufís de Oriente Medio. Tampoco importa si se entiende el significado de las palabras, ni siquiera que lo tengan. Hay algo agradable y beneficioso en la repetición de sílabas y en hacer sonidos sin sentido.
>>

Comentaris

ha dit…
Cantar siempre es terapeutico libera tensión por el notable ejercicio de respiración que debes hacer pero también por el sentimiento que le pones y que de alguna manera lanzas al mundo.

Si además crees que ese canto tiene algún beneficio místico para ti, sólo el hecho de creerlo te aportará un tercer beneficio.

¿Qué más se puede pedir?

Me voy a cantar con mi guitarra, hoy: Antònia Font :)
Cris Pérez ha dit…
Yo también estoy cantando, esto de que llueva tanto no me está sentando nada bien.

¿Ya has vuelto?
Pekas ha dit…
HACER EL FAVOR DE DEJAR DE CANTAR DE UNA VEZ.. !!!! :-)))) que no veas la que está cayendo.. ;-)))

( Aunque de "retruc", a todos los beneficios citados anteriormente...
podríamos añadir que en el caso de no hacerlo demasiado bien.. nuestra
madre naturaleza será l agran beneficiada.. y de "requeterretruc"
nosotros mismos.. ;-))

OHHH SOLE MÍO.... !!!!! :-)))

Entrades populars d'aquest blog

La omnipresencia de la pérdida: Kafka y la muñeca viajera

De Jordi Sierra i Fabra
Franz Kafka se encontró con una niña en el parque al que iba a caminar todos los días. La niña lloraba desconsolada porque había perdido su muñeca. Ayudó a la niña a buscar la muñeca, aunque no tuvieron éxito. Quedaron al día siguiente para seguir buscándola.
Como no la habían encontrado, Kafka inventó ser cartero de muñecas y le entregó una carta “escrita” por la muñeca donde le decía a la niña que no llorase su ausencia, que había salido de viaje a ver mundo: 
- "Te escribiré mis aventuras ." - concluía la carta.
Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando él y la niña se reunían, él le leía las cartas que escribía de aventuras imaginarias de la muñeca. La niña quedaba así consolada. 
Kafka se puso enfermo y tuvieron que poner fin a sus encuentros. Le regaló una muñeca con una carta. La muñeca obviamente era diferente que la muñeca original. La carta explicaba que los viajes la habían cambiado.
Años más tarde, la chica ahora crecida, encontró u…

¿Para qué sirve la mente?

De Eduard Gasset "El Scio. La medicina cuántica." la Eco

Para pensar, está claro, pero ¿para qué sirve pensar?
Pensar da sentido al mundo a nuestro alrededor. El cerebro puede ser observado, a semejanza de todo en el universo, como un sistema cuántico en el que trabajan multitud de redes neurales cuánticas en evolución, seleccionadas y sufriendo mutaciones basadas en su funcionalidad en relación a su interacción con sistemas perceptuales y motores, siempre determinado por las necesidades del organismo.

¿Hiperempatía?

Hiperempática: dícese de la persona que es empática en exceso. Asume los problemas de las otras personas como propios. A sus propios problemas, se le añaden los de la demás gente hasta la saturación y el sufrimiento extremo. Antepone gustos y derechos de otrxs a los propios.
Los actos egoistas son necesarios para el buen funcionamiento psicológico. Las personas empáticas se sienten culpables cuando hacen un acto egoista, ya que creen que su actitud es falsa y malintencionada.
De Silvia Luthor
En este enlace hay la interpretación de un test que puedes realizar en este otro para medir tu empatía.