dimarts, de març 29, 2011

Margaritas para cerdos


- Maestra, siento que no puedo mostrarme como soy, pues cuando digo las cosas como las pienso, la gente no me entiende y me siento excluída.

- Tú, eres una margarita y los cerdos no distinguen las margaritas del resto de cosas que engullen. ¿Qué vas a hacer? ¿Dejar de ser una margarita para convertirte en cualquier desperdicio que satisfaga a los cerdos?

- Pero puedo parecer vanidosa o soberbia, incluso orgullosa, si me muestro como soy.

- Huir de lo que no quieres ser hace que persigas ese objetivo y te conviertas en aquello que no deseas. No tienes porqué negarle a los cerdos la enseñanza de diferenciar una margarita de un desperdicio, aunque no te entiendan, aunque no te quieran.

>>

Empuja la vaca

Un sabio maestro y su fiel discípula paseaban por un bosque, mientras le explicaba la importancia de conocer lugares diferentes, visitar y ...