dijous, de juny 03, 2010

Tormentas

Cuentan que un día un campesino le pidió a Dios que le permitiera mandar sobre la Naturaleza para que, según él, le rindieran mejor sus cosechas.

Entonces cuando el campesino quería lluvia ligera, así sucedía; cuando pedía sol, éste brillaba en su esplendor; si necesitaba más agua, llovía más regularmente.

Pero cuando llegó el tiempo de la cosecha, su sorpresa y estupor fueron grandes porque resultó un total fracaso.

>>>
Desconcertado y medio molesto le preguntó a Dios el motivo del fracaso, si él había puesto los climas que creía convenientes.

Dios le contestó: - "Tú pediste lo que quisiste, más no lo que de verdad convenía. Nunca pediste tormentas, y éstas son muy necesarias para limpiar la siembra, ahuyentar aves y animales que la consuman, y purificarla de plagas que la destruyan."

2 comentaris:

Anònim ha dit...

Hola Cris!

Me he acercado casualmente a tu blog y veo que vuelves a enviar tus interesantes y generosas aportaciones.

Muchas gracias!

Un abrazo,

Ander

Cris Pérez ha dit...

¡Ander!!!!

¡Cuánto tiempo! La verdad es que cuando me acuerdo, voy colgando cositas y me alegra mucho saber que alguien las lee.

¡Gracias!

Un besote!


Cris

Corrección

De Idries Shah, maestro sufí (1924-1996) La Sabiduría de los Idiotas Abdullah ben Yahya estaba enseñando a un visitante un manuscrit...