Ves al contingut principal

El equipaje de las otras personas

Una señora quería comprar dos billetes en primera de Madrid a Argentina. En el momento de solicitar los números de pasaporte de las personas que viajan, el empleado de la compañía aerea se da cuenta que el acompañante es un mono. El vendedor consulta si un mono puede viajar en primera y la compañía se opone al deseo de la señora.

La señora muy influyente, hace uso de sus contactos y consigue, gracias a la recomendación de la dirección de la compañía, que el mono pueda viajar en una jaula especial cubierta con una lona en la zona del equipaje de mano.

La señora disgustada acepta y el día del embarque llega con la jaula cubierta con una lona con el nombre del mono bordada: "Federico". Ella misma supervisa que quede bien instalada y se despide de él tocando la lona y diciendo: "Pronto estaremos en tu tierra, Federico, tal y como se lo prometí a Juan"

A mitad del viaje, a un azafato se le ocurre llevarle un plátano al mono y, al destapar la lona, se da cuenta de que el mono está muerto en la jaula. Avisa al resto de la tripulación, con consternación y sabiendo las influencias de la señora, informan de lo acontecido a la supervisión para pedir instrucciones. La supervisión de la compañía decide que la señora no se entere de nada para que sus puestos de trabajo no peligren y deciden enviar una foto del mono al aeropuerto argentino para reemplazar el mono en destino.

Al llegar al aeropuerto, el personal sigue al pie de la letra las instrucciones y sustituyen el mono. Comparan el mono vivo con el mono muerto, le hacen algunos retoques, lo encierran en la jaula y se llevan al otro antes de que la señora se dé cuenta.

Al salir del avión, el personal le entrega el mono a la señora.

- Ay, Federico, Federico. Finalmente, ya estamos en tu tierra... - dice la señora descubriendo al mono - Pero... ¡Si este no es Federico!

- ¿Cómo que no? ¿No lo ve señora, es su mono, el que entró en el avión?

- ¡Este no es Federico!

- Señora, todos los monos son iguales. ¿Cómo sabe que no es Federico?

- Porque el Federico... estaba muerto.

La señora llevaba el mono a enterrar a Argentina. Era una promesa que le había hecho a su marido antes de que él mismo muriese.

Comentaris

Alfonso Jaramillo ha dit…
Gracias por tu blog. saludos

Entrades populars d'aquest blog

La omnipresencia de la pérdida: Kafka y la muñeca viajera

De Jordi Sierra i Fabra
Franz Kafka se encontró con una niña en el parque al que iba a caminar todos los días. La niña lloraba desconsolada porque había perdido su muñeca. Ayudó a la niña a buscar la muñeca, aunque no tuvieron éxito. Quedaron al día siguiente para seguir buscándola.
Como no la habían encontrado, Kafka inventó ser cartero de muñecas y le entregó una carta “escrita” por la muñeca donde le decía a la niña que no llorase su ausencia, que había salido de viaje a ver mundo: 
- "Te escribiré mis aventuras ." - concluía la carta.
Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando él y la niña se reunían, él le leía las cartas que escribía de aventuras imaginarias de la muñeca. La niña quedaba así consolada. 
Kafka se puso enfermo y tuvieron que poner fin a sus encuentros. Le regaló una muñeca con una carta. La muñeca obviamente era diferente que la muñeca original. La carta explicaba que los viajes la habían cambiado.
Años más tarde, la chica ahora crecida, encontró u…

¿Para qué sirve la mente?

De Eduard Gasset "El Scio. La medicina cuántica." la Eco

Para pensar, está claro, pero ¿para qué sirve pensar?
Pensar da sentido al mundo a nuestro alrededor. El cerebro puede ser observado, a semejanza de todo en el universo, como un sistema cuántico en el que trabajan multitud de redes neurales cuánticas en evolución, seleccionadas y sufriendo mutaciones basadas en su funcionalidad en relación a su interacción con sistemas perceptuales y motores, siempre determinado por las necesidades del organismo.

¿Hiperempatía?

Hiperempática: dícese de la persona que es empática en exceso. Asume los problemas de las otras personas como propios. A sus propios problemas, se le añaden los de la demás gente hasta la saturación y el sufrimiento extremo. Antepone gustos y derechos de otrxs a los propios.
Los actos egoistas son necesarios para el buen funcionamiento psicológico. Las personas empáticas se sienten culpables cuando hacen un acto egoista, ya que creen que su actitud es falsa y malintencionada.
De Silvia Luthor
En este enlace hay la interpretación de un test que puedes realizar en este otro para medir tu empatía.