dissabte, d’octubre 11, 2014

Lentejas o sumisión

Un día, estaba Diógenes comiendo un plato de lentejas sentado en el umbral de una casa. Comer lentejas era lo más mezquino que se podía comer en Atenas y significaba que pertenecías al eslabón más bajo de la sociedad.

Pasó un ministro del emperador y dijo:

- "¡Ay, Diógenes, si aprendieras a ser más sumiso y a adular un poco al emperador, no tendrías que comer tantas lentejas!."

Diógenes dejó de comer, levantó la vista y mirando al acaudalado interlocutor:

- “¡Ay de ti, hermano. Si aprendieras a comer un poco de lentejas, no tendrías que ser sumiso y adular tanto al emperador!.”

Empuja la vaca

Un sabio maestro y su fiel discípula paseaban por un bosque, mientras le explicaba la importancia de conocer lugares diferentes, visitar y ...