dimecres, d’abril 11, 2012

Amor y relaciones


¿Es el amor algo finito? ¿Algo que se posee? ¿Que se acaba? o ¿Dura para siempre? Vivimos las relaciones de pareja como algo que empieza y tiene fecha de caducidad. En cambio, las amistades y la familia suelen ser permanentes. El amor que sentimos hacia ellas nadie las cuestiona.

¿Por qué una persona con la que has compartido un trozo de tu vida debes olvidarla? Siempre formará parte de tu vida, siempre estará en tus recuerdos, en tu historia. ¿Qué nos empuja a afirmar que ya no nos importa, que ya no sentimos nada por ella? Han pasado muchas personas especiales por nuestra vida, se hallan tenido relaciones sexuales o no, con enamoramiento o sin él. ¿Por qué debemos olvidarlas? ¿Necesitamos que sea nuestra para seguirla queriendo? ¿Es eso amor?
>>

Me sorprende la definición de monogamia que he encontrado en la Wikipedia:
"modelo de relaciones afectivo-sexuales basado en un ideal de exlusividad sexual para toda la vida entre dos personas unidas por un vínculo sancionado por el matrimonio, por la ley o por el derecho consuetudinario." ¿Sancionado? ¿Es eso libertad de elección? ¿Se puede querer a alguien bajo el yugo de esa sumisión? ¿Somos víctimas de la sumisión y la posesión?

Si somos incapaces de expresar con madurez nuestras necesidades y valores, de poner límites, de sostener nuestro proceso, independientemente de las demandas y expectativas ajenas, tenemos unas relaciones infantiles y superficiales.

¿Qué es la posesión si no una reacción superficial, egoista e infantil? ¿Qué son los celos? ¿Acaso no queremos simultáneamente a muchas personas (familia y amistades)? ¿Conocéis el concepto de poliamor?

¿Cuántas veces hemos sentido que queríamos a muchas personas y por las convenciones sociales no nos hemos deshecho de nuestros prejuicios y hemos demostrado ese amor? En esa renuncia, a veces, perdemos muchas experiencias y, a veces, esa renuncia se convierte en una represión que nos empobrece y nos hace infelices. Si es así, debemos cambiar nuestra forma de relacionarnos.

Podemos abandonar esa forma infantil y superficial mediante relaciones que nos apoyen en nuestro proceso de cambio, de crecimiento y de expansión. Si hemos decidido cambiarlas, es nuestro momento para ser capaces de ser autónom @s, de respetar los tiempos propios y ajenos, y de apoyar con un buen pensamiento y un buen sentimiento a las personas que están distantes de nosotr@s.

Necesitamos la magia del pensamiento amoroso como camino de liberación.

Empuja la vaca

Un sabio maestro y su fiel discípula paseaban por un bosque, mientras le explicaba la importancia de conocer lugares diferentes, visitar y ...