Ves al contingut principal

Entrades

S'estan mostrant les entrades d'aquesta data: gener, 2012

El ladrón que olvidó la Luna

Daigu Ryokan (1758-1831) se encontró con su Maestro Kokusen quien le impuso el nombre de Ryokan que significa “Inmensa Bondad”. Por respeto lo admitió, pero nada más fallecer Kokusen, antepuso al nombre de Ryokan el de Daigu, que significa “Gran Idiota”, renunció a ser el nuevo abad del templo y se fue a vivir solo al bosque, cerca de un pantano infestado de mosquitos.

Dormía cuando tenía sueño, bebía shake, y participaba en las fiestas de la aldea, bailando y riendo con la inocencia de un niño. Adoraba a lxs niñxs y decía:

Perder una sandalia

En cierta ocasión, cuando Mahatma Gandhi estaba subiendo a un tren, una de sus sandalias se cayó a la vía. Sus acompañantes trataron de recuperarla, pero sin éxito pues el tren ya se encontraba en marcha. Ante la sorpresa de todos, Gandhi con total calma se sacó su otra sandalia y la arrojó igualmente a la vía. Los acompañantes de Gandhi asombrados le preguntaron: ¿Por qué has hecho esto? a lo que él respondió: Una sola sandalia no le sirve a nadie. Ahora quien encuentre las dos podrá usarlas sin ningún problema.

Fuente: "Akikaze-Akizuki"

Contradicción

"Tú dices que amas la lluvia, sin embargo usas un paraguas cuando llueve.
Tú dices que amas el sol, pero siempre buscas una sombra cuando el sol brilla.
Tú dices que amas el viento, pero cierras las ventanas cuando el viento sopla.
Por eso es que tengo miedo cuando dices que me amas"

Bob Marley

¿Para qué sirve la mente?

De Eduard Gasset "El Scio. La medicina cuántica." la Eco

Para pensar, está claro, pero ¿para qué sirve pensar?
Pensar da sentido al mundo a nuestro alrededor. El cerebro puede ser observado, a semejanza de todo en el universo, como un sistema cuántico en el que trabajan multitud de redes neurales cuánticas en evolución, seleccionadas y sufriendo mutaciones basadas en su funcionalidad en relación a su interacción con sistemas perceptuales y motores, siempre determinado por las necesidades del organismo.

Parece que hable de coaching, pero en realidad habla de la vida

Completa en "La Vanguardia" Entrevista de Pere Ferreres (17/01/11)
Mar Meneses, coach de deportistas de élite asegura que "sus hábitos, miedos e inseguridades persisten y conviven con los resultados"
Nadie sabe nada. Esa es una premisa que nos recuerdan a menudo eminentes filósofos. A Mar Meneses le tienta ser una persona lo más instruida posible. Tiene un talento especial y un currículo profesional impresionante. Sabe de lo que habla. Parece que hable de coaching, pero en realidad habla de la vida, de conceptos que se olvidan con frecuencia. Mar Meneses siembra su vida de pequeños cambios. Su don es comunicar con la gente. Su voz es un susurro. En su mirada hay sensibilidad y crudeza. No es persona que viva del recuerdo. Las cosas sencillas nunca le han atraído, siempre apuesta por la mecánica del esfuerzo y la resistencia. (...) La autenticidad es su lema profesional. Mar Meneses ha creado una empresa de coaching para deportistas, que marcará su trayectoria y su vi…

Autobús de la vida

La vida es como un viaje en autobús, algunas personas comienzan el viaje junto a ti, otras se montan a la mitad del camino, muchas se bajan antes de que llegues al final de tu viaje y muy pocas permanecen junto a ti hasta el final.
Cada una de esas personas dejan algo en tu corazón y eso permanece contigo a lo largo de ese hermoso viaje. Baja las ventanas y disfruta del viaje, no sabes cuando llegarás a tu parada.

Vida espiritual

“Vivir la vida espiritual no significa huir de la Sociedad. La persona espiritualista puede vivir en la Sociedad, incluso debe vivir en la Sociedad, pero permaneciendo unido a la luz, a la sabiduría, para estar siempre a la altura de la situación. Porque si capitula, si flaquea espiritualmente, no sólo pierde su fuerza, su equilibrio y su autoridad, sino que deja de ser interesante para las demás personas.

Diréis: “Pero vivir entre las personas que no tienen las mismas aspiraciones y que no piensan como nosotrxs ¡es tan difícil!”

Sí, es difícil, pero no hay otra solución. Debéis vivir en sociedad, debéis amar a las personas, debéis trabajar con ellas, pero conservando siempre vuestro alto ideal, vuestra filosofía divina. Porque entonces seréis un centro, una fuente, un jardín, un vergel; no sólo tenéis todo lo que necesitáis, sino que poseéis asimismo los medios para ayudar a las personas que os rodean.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov