divendres, de desembre 30, 2011

¡Escucha!

- ¿Para qué escribes?

- Escribo para que me escuchen

- ¿Cómo van a escucharte si sólo escribes?

- ¿Cómo van a escucharme si lo único en lo que están pensando es en la respuesta que deben darme?

No sólo escribo para mí, escribo para que me escuchen, escribo porque en este mundo de individualismos, de consumo, de velocidad, no tenemos tiempo ni para escucharnos ni para reflexionar las palabras que acaban de decirnos, sólo nos han enseñado a replicar y quien replica más rápido parece que es mejor.

>>
Existe algo que se llama escucha activa y que no es escuchar y estar filtrando con tus conocimientos o tus experiencias aquello que la otra persona transmite.

Escuchar activamente "simplemente" consiste en vaciarte de contenido, olvidarte de quien eres y recibir las palabras que te están transmitiendo, intentando entender el contexto general del mensaje, de la persona y de su situación. Ni siquiera necesitas entender todo eso, sólo necesitas libertarte de ti mismx para atender a la otra persona.

Eso tan "fácil" parece imposible en nuestra sociedad del consumo, la competición y la velocidad.

1 comentari:

Pekas ha dit...

La primera parte del texto es una muy buena reflexión... Estoy de acuerdo contigo... estamos en una sociedad marcada por la inmediatez de las cosas... pero cuánto más quermeos correr... más nos damos cuenta de nuestras limitaciones... por lo que ...entonces.. para qué correr...???

Yo suelo decir, que hoy en día, el verdadero lujo no es la velocidad, sino el placer de la lentitud...

Un abrazo.. lento....

Corrección

De Idries Shah, maestro sufí (1924-1996) La Sabiduría de los Idiotas Abdullah ben Yahya estaba enseñando a un visitante un manuscrit...