dijous, de novembre 24, 2011

El fin de la buena onda

Me disculpará la persona que inventó la historia de la señora en la sala de espera del aeropuerto y las galletas, porque voy a modificar y ampliar el final.

No soy de naturaleza derrotista, me considero positiva y llena de energía capaz de empujar a quien lo necesite. Pero hoy, por una conspiración del universo, me ha llegado esta historia que ya conocía y que me ha hecho reflexionar un poco más allá de la moraleja del cuento original. ¡Ahí va!

Una señora estaba esperando su vuelo en la sala de espera de un gran aeropuerto. Como tenía que esperar bastante, se fue a comprar un libro y un paquete de galletas.

Al volver, se sentó en una de las salas a leer tranquilamente. Dos asientos a su lado, se sentó un hombre con una revista y empezó a leer. Entre ellos dos se quedaron las galletas.

Cuando ella cogió la primera galleta, el hombre cogió una. Ella se sintió indignada, pero no dijo nada, solo pensó: “¡qué descarado!” Si no estuviera tan cansada, le hubiera dado una bofetada que no olvidaría nunca más.

Cada vez que ella cogía una galleta, el hombre cogía una. Eso la indignaba tanto que no conseguía concentrarse ni reaccionar.

Cuando quedaba solo una pensó: "¿Qué hará ahora este tío con tanto morro?"
>>

Entonces el hombre cogió la galleta, la partió y dejo la mitad para ella. Eso ya fue demasiado. Cerró el libro y sus cosas y se fue rabiando sin decir nada y embarcó en el avión.

Cuando ya estaba sentada en su asiento, abrió su bolso y se dió cuenta de que dentro del bolso llevaba su paquete de galletas intacto y sin abrir.

¡Qué vergüenza sintió! Olvidó que las galletas las había guardado después de comprarlas. El hombre había compartido sus galletas con ella sin sentirse nervioso ni alterado. Ya no tenía oportunidad de disculparse y pensó: "¿Cuantas veces en nuestra vida sacamos conclusiones que tendríamos que observar mejor? ¿Cuantas cosas no son exactamente como pensamos de las personas?"

Y recordó que existen cuatro cosas en la vida que no se recuperan:

Una piedra, después de lanzarla
Una palabra después de haberla dicho
Una oportunidad, después de perderla
El tiempo, después de haberlo pasado

El hombre se quedó sentado. Se sentía satisfecho de haber compartido sus galletas. Pero no entendía los motivos por los cuales aquella mujer le dirigía toda aquella ira. Otro día cualquiera, hubiese continuado leyendo sin darle más importancia al asunto. Pero aquel día era diferente, estaba triste, estaba muy triste y la ira de aquella señora le estaba carcomiendo desde la primera mirada de odio.

Su sonrisa era su mejor estandarte y la gente lo buscaba para encontrar lo mejor de sí mismas. Pues pensaba que todas las personas eran buenas y que, en el fondo, todas estaban ligadas y hermanadas de algún modo.

Pese a toda esa energía positiva, los episodios como el que acababa de vivir, compartiendo las galletas, se repetían. Intentaba buscar en su interior qué había cambiado para atraer esos sentimientos y, finalmente, tomó conciencia de que no todas las personas eran como él. No todas las personas estaban dispuestas a compartir y repartir energía positiva. No todas las personas se responsabilizan de sus acciones y sus consecuencias. No todas las personas aprenden y crecen de sus vivencias.

Entonces, sintió lástima. Una lástima enorme por todas aquellas personas que no eran capaces de mirar qué hacían mal con ellas mismas y que se dedican a culpabilizar a las demás personas, a las circunstancias o se escondían detrás de cualquier disculpa para no seguir adelante y no ver la vida como el milagro que es.

Aquella pena que rozaba la desesperación le hacía preguntarse: "¿Tendré que continuar repartiendo buena energía a todas las personas? ¿Quien me ayudará a mí, si algún día me quedo sin buena onda?"

Y con aquella tristeza tan grande y una pesadez inmensa entre sus hombros, se dirigió a la tienda a comprar otro paquete de galletas. Pensando en el motivo que había llevado aquella señora a lanzarle aquellas miradas furiosas y mientras le duraron esas preocupaciones, su sonrisa, su mejor estandarte, se borraron de la faz de la tierra.

Entonces recordó unos de sus versos favoritos:

Quien siembra plantas, recoge alimento.
Quien siembra flores, recoge perfume.

Quien siembra trigo, recoge pan.
Quien siembra amor, recoge amistad.

Quien siembra alegría, recoge felicidad.
Quien siembra vida, recoge milagros.

Quien siembra verdad, recoge confianza.
Quien siembra cariño, recoge gratitud.
http://coachingin.blogspot.com/2006/12/quien-siembra-plantas-cosecha-alimento.html

Un poco aliviado, se dirigió a la puerta de embarque esbozando una tímida sonrisa.

5 comentaris:

ha dit...

Me encanta, igual hasta te robo algú trozo.

La ignorancia es la base de todo lo que encontramos mal en el mundo.

No hay maldad, hay malentendidos.

Estoy seguro :)

Pekas ha dit...

Pues si... bello texto lleno de pura vida... Por cierto.. hay alguna cosa más en la vida que ya no se recupera.. p.ej. la inocencia... o una flecha una vez lanzada... :-)))

No estoy del todo de acuerdo con K... creo que hay malentendidos.. pero también hay maldad... forma parte innata de nuestros cuerpos..

Pero el cuentito.. me ha encantado... :-)))

Cris Pérez ha dit...

¡Gracias a los dos!

Pekas, supongo que sí hay maldad, pero no todo lo que identificamos como maldad es eso. Muchas veces es ignorancia y ahí estoy de acuerdo con K.

Anònim ha dit...

Hola Cris!!

Me ha gustado mucho la historia que has compartido. Muy inspiradora...

Un fuerte abrazo!

Ander

Cris Pérez ha dit...

¡Hola Ander!!

¡Te echaba de menos!

¡Qué bueno poder inspirar!!!

¡Gracias!

Corrección

De Idries Shah, maestro sufí (1924-1996) La Sabiduría de los Idiotas Abdullah ben Yahya estaba enseñando a un visitante un manuscrit...