Ves al contingut principal

Entrades

S'estan mostrant les entrades d'aquesta data: novembre, 2011

Metamorfosis

Extraído del libro "La Técnica Metamórfica" de Debbie Shapiro y Gaston Saint-Pierre.

Foto de Carolina Leal
La vida es un factor que lo impregna todo y, a su vez, lo supera; es y actúa como un poder de la materia, y a dicho poder lo denominamos fuerza vital. La vida es creación, y de la creación surge el movimiento: el movimiento es cambio, y es la fuerza vital la que sustenta este cambio dentro de los diversos ciclos de la existencia, ya se trate de un árbol, un planeta o un ser humano. Ningún estado es permanente; por lento que sea, siempre está experimentando un cambio. (...)
Podemos establecer una comparación entre la vida y el agua, un fluido capaz de adoptar forma de hielo, vapor, río o mar. Entre todas sus formas, existe una continuidad, a muchos niveles diferentes – molecular, atómico, etc.-; pero, sin embargo, es posible que, en el río que fluye corriente abajo, las aguas se encuentren con ciertos obstáculos, como piedras o ramas. De todos modos, la realidad del río sie…

Decálogo para amarse y amar

1- Te quiero no por quien eres, sino por quien soy cuando estoy contigo.

2- Ninguna persona merece tus lágrimas, y quien las merezca no te hará llorar.

3- Sólo porque alguien no te ame como tú quieres, no significa que no te ame con todo su ser.

4- Nunca dejes de sonreír, ni siquiera cuando estés triste, porque nunca sabes quien se puede enamorar de tu sonrisa.

5- No pases el tiempo con alguien que no está dispuesto a pasarlo contigo.

6- Quizá Dios quiere que conozcas mucha gente equivocada antes de conocer a la adecuada, para que cuando la encuentres, sepas estar agradecido.

7- No llores porque ya se termino, sonríe porque sucedió.

8-Siempre habrá gente que te lastime, así que sigue confiando y sé más cuidadoso en quien confías dos veces.

9- Sé cada vez mejor persona y asegúrate de saber quien eres ántes de conocer a alguien más y esperar que esa persona sepa quien eres.

10- No te esfuerces tanto, las mejores cosas suceden cuando menos te lo esperas.

Gabriel García Marquez

El fin de la buena onda

Me disculpará la persona que inventó la historia de la señora en la sala de espera del aeropuerto y las galletas, porque voy a modificar y ampliar el final.
No soy de naturaleza derrotista, me considero positiva y llena de energía capaz de empujar a quien lo necesite. Pero hoy, por una conspiración del universo, me ha llegado esta historia que ya conocía y que me ha hecho reflexionar un poco más allá de la moraleja del cuento original. ¡Ahí va!
Una señora estaba esperando su vuelo en la sala de espera de un gran aeropuerto. Como tenía que esperar bastante, se fue a comprar un libro y un paquete de galletas.
Al volver, se sentó en una de las salas a leer tranquilamente. Dos asientos a su lado, se sentó un hombre con una revista y empezó a leer. Entre ellos dos se quedaron las galletas.
Cuando ella cogió la primera galleta, el hombre cogió una. Ella se sintió indignada, pero no dijo nada, solo pensó: “¡qué descarado!” Si no estuviera tan cansada, le hubiera dado una bofetada que no olvidarí…

Yin Yang

La teoría del Yin y del Yang surge a partir de la simple observación de la naturaleza y describe el hecho de que todos los fenómenos naturales tienen su propio opuesto que lo complementa.

Ninguna entidad puede ser aislada de su relación con otras entidades; ninguna cosa puede existir en y por sí misma. No hay absolutos. Yin y Yang deben, necesariamente, contener dentro de sí mismos la posibilidad de oposición y cambio.

Todas las cosas son contempladas como parte de un todo y son necesarias para que sus opuestas existan.

El Yin significa originariamente el lado sombrío de la montaña. Se asocia a cualidades como el frío, el descanso, la sensibilidad, la pasividad, la oscuridad, la interioridad, las partes bajas, las partes más internas y la disminución.

Aprender

Kaptchuk, Ted "Medicina china. Una trama sin tejedor" p. 13

"La superioridad y autoridad de la persona maestra no precisa tarimas. La maestra y la discípula se escuchan con atención. No se trata de la relación entre quien sabe y quien ignora, sino entre quien tiene un fino discernimiento y quien apenas distingue los grandes rasgos; entre quien conoce el terreno y la persona recién llegada. La maestra afina los sentidos de la alumna, la enriquece con nuevas percepciones, la guía por el pequeño cosmos del ser humano y le muestra qué resortes se deben pulsar para restablecer la armonía."

Librarme de ti para amar

Estoy harta de que nuestras normas sociales se metan hasta en nuestro concepto de amor. Entendemos el amor como algo finito, como si pudiésemos consumir amor, como si fuera escaso y nos pudieran quitar ese amor de las manos. Como si pudiésemos acumular o poseer ese amor.
Es entonces cuando la religión o la sociedad inventa palabras como celos o infidelidad. ¿Qué quiere decir infidelidad? El amor es infinito y queremos a muchas personas. ¿Sólo se es fiel si se quiere a una sola persona? Eso no tiene sentido, eso es dependencia, no amor.
El amor sólo puede darse. No estoy segura ni de que se pueda recibir. Cuando amamos esperando que nos amen a cambio, eso no es amor. Eso es puro egoismo. Cuando amamos para proyectar un futuro o para que la persona amada actúe de una forma u otra, eso no es amor, eso es manipulación. El amor es un estado y la persona que está en ese estado puede emitir amor hacia otras personas.
Tú, ser puro, que, desde este momento en que estás escuchando o leyendo estas p…

El sueño del Rey

Un Rey soñó que había perdido todos los dientes. Después de despertar, mandó llamar a un Sabio para que interpretase su sueño.

- ¡Qué desgracia mi señor! - exclamó el Sabio - Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de vuestra majestad.

-¡Qué insolencia! - gritó el Rey enfurecido - ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí!

Llamó a su guardia y ordenó que le dieran cien latigazos. Más tarde ordenó que le trajesen a otro Sabio y le contó lo que había soñado. Este, después de escuchar al Rey con atención, le dijo:

La reparación del carpintero

Esta es la historia de dos hermanos que convivieron en armonía durante muchos años, vivían en granjas separadas, pero cultivaban y trabajaban juntos, compartiendo maquinaria, intercambiando cosechas y bienes año tras año.

Un día tuvieron un problema. Comenzó con un pequeño malentendido que fue creciendo hasta que explotó en una amarga discusión seguida de semanas de silencio.

Una mañana un hombre con herramientas de carpintero llamó a la puerta del hermano mayor.

- "Estoy de paso por aquí y necesitaría trabajo para poder proseguir mi camino ", dijo el extraño, - "quizás usted requiera alguna pequeña reparación que yo pueda realizar"

¿Impaciencia?

¿Por qué la percepción del paso del tiempo es diferente? ¿Acaso no tenemos una vida con un inicio y un final incierto que nos apremia a vivir el instante eterno?

Conversaciones con unas y otras me conducen a reflexionar de forma recurrente en el tiempo; en mi impaciencia; en la inexorabilidad de mi vida con fecha de caducidad imprevista. No me estoy muriendo – que yo sepa, aunque afirmar que no me estoy muriendo podría tratarse de un kōan que mis maestr@s podrían plantearme (desde que nací, me estoy muriendo) – tampoco estoy triste. Sólo siento curiosidad ante la extraña placidez con la que se aplazan decisiones, se esperan momentos oportunos o simplemente se deja agotar el tiempo. La paciencia constituye una espera incomprensible para mí.

Los monjes melancólicos

Extraído de la revista Integral

A finales de los años sesenta, el doctor Alfred Tomatis fue llamado a investigar el malestar inexplicable que sufrían unos monjes benedictinos. Poco después del Concilio Vaticano II, los hermanos habían comenzado a sentirse inquietos, fatigados y algo deprimidos. Si bien los monjes estaban nerviosos por las reformas teológicas y las nuevas rutinas, sus síntomas físicos no tenían ninguna causa conocida. Después de llegar a la abadía y encontrarse con setenta de los noventa monjes “tumbados en sus celdas como trapos mojados”, Tomatis ofreció su diagnóstico: su estado era la consecuencia de haber eliminado varias horas de canto gregoriano de su rutina diaria. Antes, toda la comunidad se reunía ocho o nueve veces al día a cantar durante diez o veinte minutos seguidos. Tomatis le dijo al abad que volvieran a cantar tanto como antes. A los seis meses, los monjes se habían recuperado.

ESCUCHAR LA PROPIA VOZ
Da casi igual si se canta gregoriano, se entonan man…

Vibración de la voz

Extraído y adaptado de la revista Integral

Mata Mandir Singh, yogui y músico, estaba confundido y habló con su maestro espiritual, Yogi Bhajan. Éste le dijo:

“Todos los planetas, lunas, estrellas y sistemas solares giran en ciclos y patrones con un ritmo y armonía perfectos. Simplemente coge uno de tus instrumentos y toca con él patrones rítmicos melódicos, así llegarás al equilibrio y la armonía”.