divendres, de setembre 02, 2011

Arroz clavado en la aguja

"El Perro Mongol" extraído por 道 de un petit calfred de l'ànima

La abuela le dice a la niña: “Coge esta aguja y un puñado de arroz del bol. Tira el arroz sobre la aguja y avísame cuando un grano se quede clavado en ella”. La niña tira y tira arroz pero ningún grano queda clavado en la aguja: “No puedo, abuela”. La abuela dice: “Pues igual de difícil, de improbable, es nacer como un ser humano, por eso es tan valiosa la vida de una persona, no la malgastes”

Corrección

De Idries Shah, maestro sufí (1924-1996) La Sabiduría de los Idiotas Abdullah ben Yahya estaba enseñando a un visitante un manuscrit...