divendres, de novembre 30, 2007

Recompensa por el burro perdido

Un día Nasreddin pierde su burro. Enseguida se va al mercado y se pone a gritar:

-“Al que encuentre mi burro se lo daré de regalo junto con sus alforjas”

Sus vecinos y amigos al oírle le preguntan extrañados:

-“Pero, Maestro, ya que lo vas a regalar, ¿para qué lo estás buscando?

Nasreddin sonríe moviendo la cabeza y contesta:

-“Vosotros no sabéis lo que es el placer de encontrar algo perdido…”

Corrección

De Idries Shah, maestro sufí (1924-1996) La Sabiduría de los Idiotas Abdullah ben Yahya estaba enseñando a un visitante un manuscrit...