Ves al contingut principal

Racionalizar nuestros pensamientos y Coaching

¿Es el proceso de Coaching un proceso de racionalización? ¿Darle nombre a lo que pasa para entenderlo y tirar adelante?

Sé que el Coaching no analiza los problemas, ya que el Coaching los transforma en retos o los aparca para seguir, seguir adelante.

Parece que si no explicamos lo que queremos, no tenemos rumbo. Debemos saber qué nos gusta y que nos guste siempre. Si no lo hacemos así, no somos personas racionales.

Si yo misma me autocoacheara, me preguntaría si necesito ser racional. La respuesta es NO. Pero tampoco me satisface. Yo soy de acción y sé que cuando hago cosas, me siento realizada. Cuando las reflexiono, analizo los motivos por los cuales he hecho una u otra cosa o analizo las causas que me mueven a hacer una u otra.

En todos los manuales indica que hay que analizar, que debemos realizar un DAFO, que debemos saber las causas y los efectos. Pero si no llegamos a hacer nada porque estamos entretenidos con DAFOS, ¿a quien le importa los porqués?

A mí. Resulta que necesito saber el porqué de todo. No de las otras personas, sino los míos, de mis acciones, pensamientos, palabras... Todo debe tener una explicación y el día que estoy de bajón, existe una causa y el día que estoy contenta también...

Pierdo tanto tiempo en ese análisis tan profundo que no sé encontrar el equilibrio entre la acción y el análisis. No quiero tirarme a la piscina y en el aire darme cuenta de que no hay agua. Quiero ver que hay agua y luego tirarme. No hace falta saber si el agua está a la temperatura adecuada, si cuando salga hará frío o si hago un salto perfecto. Me interesa tirarme, con agua eso sí.

Sigo buscando ese equilibrio que sigo sin encontrar. Los días que paso a la acción soy feliz, los días que reflexiono me hacen sentir inteligente, bien conmigo misma. Pero si me miro demasiado el ombligo, ya vuelvo a estar de bajón.

Vuelve a ser un tema de sostenibilidad, de equilibrio...

Vuelvo a coachearme:
- ¿Hace falta encontrar ese equilibrio?

Respondo:
- Necesito racionalizarme. Entiendo que soy una persona con otras inteligencias: emocional, musical... hasta nueve creo que son en total. Pero soy demasiado racional para dejarme llevar por otra que no sea así.

Coach: ¿Y qué vas a hacer?
Cris: Voy a desarrollar el resto de inteligencias.
Coach: ¿Cómo?
Cris: No tengo ni idea, pero ya me he cansado de tanto pensamiento racional.

Comentaris

Carlos ha dit…
Muy buen blog, le felicito. Tal vez le interese EL ARTE DE LA VENTAJA, libro virtual para descargar en

http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

Manual práctico para sobrevivir con astucia en el mundo. Lo que te han contado no es suficiente para triunfar: los conocimientos de este libro se aplican de forma inmediata con resultados excelentes.

Mas libros en
http://www.personal.able.es/cm.perez/

Un saludo
t2dcris@gmail.com ha dit…
Hola Carlos,

Gracias por ese enlace. Tiene buena parte de pensamientos similares a las estrategias contempladas en el Arte de la Guerra.

He rescatado dos apuntes que me han encantado y quizá pueda usar pronto:

1. Cualquier persona que tenga forma puede ser definida y si puede ser definida puede ser vencida.

2. Aun siendo paciente, debes tomar decisiones. Te ocasionará más daño la falta de decisión que una mala ejecución. No serás como el agua estancada que acaba corrompida . Una vez en acción, no debes dudar [...] Tómate el tiempo necesario para estudiar la decisión, pero no la demores porque te falta algún detalle, pues te estás engañando y dejando pasar el tiempo como excusa para no decidir. Decidir o no decidir ya es una decisión y tú eres quien recibirás las consecuencias, buenas o malas.
Autocoaching ha dit…
Y para conocer un poco más de cerca el coaching, no dudes en practicarlo gratuitamente en www.autocoaching.info

Un abrazo,

Entrades populars d'aquest blog

La omnipresencia de la pérdida: Kafka y la muñeca viajera

De Jordi Sierra i Fabra
Franz Kafka se encontró con una niña en el parque al que iba a caminar todos los días. La niña lloraba desconsolada porque había perdido su muñeca. Ayudó a la niña a buscar la muñeca, aunque no tuvieron éxito. Quedaron al día siguiente para seguir buscándola.
Como no la habían encontrado, Kafka inventó ser cartero de muñecas y le entregó una carta “escrita” por la muñeca donde le decía a la niña que no llorase su ausencia, que había salido de viaje a ver mundo: 
- "Te escribiré mis aventuras ." - concluía la carta.
Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando él y la niña se reunían, él le leía las cartas que escribía de aventuras imaginarias de la muñeca. La niña quedaba así consolada. 
Kafka se puso enfermo y tuvieron que poner fin a sus encuentros. Le regaló una muñeca con una carta. La muñeca obviamente era diferente que la muñeca original. La carta explicaba que los viajes la habían cambiado.
Años más tarde, la chica ahora crecida, encontró u…

¿Para qué sirve la mente?

De Eduard Gasset "El Scio. La medicina cuántica." la Eco

Para pensar, está claro, pero ¿para qué sirve pensar?
Pensar da sentido al mundo a nuestro alrededor. El cerebro puede ser observado, a semejanza de todo en el universo, como un sistema cuántico en el que trabajan multitud de redes neurales cuánticas en evolución, seleccionadas y sufriendo mutaciones basadas en su funcionalidad en relación a su interacción con sistemas perceptuales y motores, siempre determinado por las necesidades del organismo.

¿Hiperempatía?

Hiperempática: dícese de la persona que es empática en exceso. Asume los problemas de las otras personas como propios. A sus propios problemas, se le añaden los de la demás gente hasta la saturación y el sufrimiento extremo. Antepone gustos y derechos de otrxs a los propios.
Los actos egoistas son necesarios para el buen funcionamiento psicológico. Las personas empáticas se sienten culpables cuando hacen un acto egoista, ya que creen que su actitud es falsa y malintencionada.
De Silvia Luthor
En este enlace hay la interpretación de un test que puedes realizar en este otro para medir tu empatía.