dimecres, de març 07, 2007

Talento: éxito o fracaso

Una experta en Inteligencia Emocional, nos explicaba en el Encuentro de Coaching que las personas podemos tener miedo al éxito o al fracaso. Leyendo sobre el tema, he encontrado un artículo en el diario Cinco Días, escrito por Juan Carlos Cubeiro, que propone una teoría de la doctora Carol Dweck, profesora de la Universidad de Stanford que acaba de publicar "The Power of Mindset".

Las personas contamos con una de las dos mentalidades: la fija (el talento como don: se tiene o no se tiene) y la de crecimiento (el talento como esfuerzo; un talento que se alcanza o no).

La visión que tenemos sobre nosotros mismos afecta en profundidad a nuestra forma de gobernar nuestra vida. De este mismo tema habla la física cuántica, la filosofía budista, etc. Nosotros creamos el mundo con nuestros pensamientos para bien y para mal.

Los que tienen mentalidad fija rechazan inconscientemente, sin darse cuenta, las oportunidades de aprender. Como creen que la virtud (inteligencia, fuerza, belleza, simpatía...) viene dada, achacan los resultados a su falta de virtud y se hunden ante los fracasos y los malos resultados. El fracaso pasa de ser una consecuencia a convertirse en una identidad personal: soy un fracasado, no soy inteligente...

La mentalidad fija prefiere una vida cómoda y sin desafíos. Prefiere deshacerse de la responsabilidad de crecer.

En cambio, los que creen en el crecimiento (y lo practican día a día) se enfrentan a las adversidades, las superan y siguen adelante. Deciden cambiar el yo soy, por el estoy. Darle a los momentos, una condición dinámica y convertir el fracaso en una circunstancia y no en una situación permanente.

¿De qué nos sirve lamentarnos: no soy capaz, no puedo...? Los que piensan en el crecimiento, lo intentan, una y otra vez. A eso, se le llama experiencia, a la acumulación de errores.

En este tipo de pensamiento, el talento se cultiva, se libera, se aprende a reconocer los puntos fuertes y a actuar de verdad sobre las oportunidades de mejora.

No traicinéis vuestro talento

1 comentari:

ady ha dit...

Me parece excelente, lo que dice, acerca del talento fijo y el talento que requiere esfuerzo, sin embargo, el talento no se aprende, el talento es resultando de un gran esfuerzo.

Corrección

De Idries Shah, maestro sufí (1924-1996) La Sabiduría de los Idiotas Abdullah ben Yahya estaba enseñando a un visitante un manuscrit...