Ves al contingut principal

El bloque


Cuando nos encontramos con obstáculos, a veces, lo más fácil es echarse atrás. A menudo, cuesta ser perseverante y no dejarse vencer, cuando hemos decidido enfrentarnos a nuestro obstáculo.


Adjunto una foto de uno de mis últimos logros. Estaba frente a un bloque de piedra redondo y liso, muy técnico. Desde que lo vi, me llamó la atención y quise intentar resolverlo.


Para resolver un bloque de escalada, es necesario subir hasta el punto más alto de la roca.


Puse colchonetas bajo mis pies y empecé a subir. Los agarres eran muy pequeños y los pies resbalaban. No había superado ni un metro y me caí. Volví a intentarlo, de nuevo resbalé y caí encima de la colchoneta.


Pensé que debía cambiar de estrategia y probar de otra manera. Tampoco resultó. No sé cuantas veces caí para volver a intentarlo. Una y otra vez.


Finalmente, conseguí superar la parte más "resbaladiza" para aguantarme en una pared vertical sólo con los pies a unos 3 metros del suelo.


Los agarres no existían, así que tenía que confiar en mi pie izquierdo, incorporarme sobre él y salir hacia arriba. Era fácil, pero me empezaron a invadir dudas:


¿Y si me caigo? ¿Y si no puedo? ¿Y si no lo consigo?


Me empezaba a cansar y la pierna me empezaba a temblar (en escalada lo llamamos la moto) de nervios, cansancio y miedo. Miraba el suelo y todavía era peor. Ya dudaba si continuar, hasta que mi compañero me dijo:


- "¡Vamos, Cris, tú eres Coach!"


Pensé que ya no había marcha atrás y me di la oportunidad para intentarlo y conseguirlo.


Allí estoy encima del bloque, cansada y orgullosa de mí misma.


Cada vez que te niegas la oportunidad a intentarlo, estás fracasando. Dale un lugar al fracaso, esa palabra que suena tan terrible, pero que en realidad deberíamos interpretar como aprender.


Fracasar no equivale a aprender por sí sola. Aprender de los fracasos es una actitud. Cada vez que te caigas, vuelve a intentarlo con garra. Con mentalidad de triunfador y si te caes, no importa.


Es duro caer, pero es peor no haber intentado nunca subir

Comentaris

sogas ha dit…
Enhorabona per l'ascensió.

Podries donar el lloc i els detalls per trobar aquest bloc? Sembla un lloc interessant per fer boulder :D

Enhorabona també per la web de prvd, té molt bona pinta!
Cristina ha dit…
Hola Sergi,

Fas bloc? El lloc es diu Targassone. Si vols més referències, tens el meu telèfon i si et vols apuntar un dia, estàs convidat!

Gràcies per la web de PURAVIDA, la veritat és que estem molt contentes.

Salutacions!
echaita ha dit…
Bonita foto... también el texto.
Gracias.
Saludos.
Anònim ha dit…
Molt xulo el Bloc !

jo tambe soc un escalador amb casa a la Seu.
a veure si quedem i m'ensenyes aixo de Targassone que no ho conec!

cap a on cau aixo ?

Per cert crec que t'he vist a la UOC oi ?

Carles

Salut !! i a tibar!!
Cris Pérez ha dit…
Hola Carles,

M'hauries de donar més pistes. Per aquestes no et puc seguir...

Quan vulguis podem anar a Targa. Queda cap a Font Romeu.

Ànims!


Cris
Joana ha dit…
Interesante lo que comentas. Hace muy poco que empecé a escalar y me bloqueo más de lo que quisiera. Quiero subir de grado y se que lo conseguiré pero a veces se me olvida.
Leerte es el cachete que necesitaba, gracias.

PD: continuaré investigando por aquí, a ver que tienes ;-)))
Hola Joana,

No recibía notificaciones de los comentarios. Así que respondo ahora que ya hace ¡3 años! desde que escribiste.

Segur que ja estàs fent allò que t'havies proposat!

Una abraçada!

Cris

Entrades populars d'aquest blog

La omnipresencia de la pérdida: Kafka y la muñeca viajera

De Jordi Sierra i Fabra
Franz Kafka se encontró con una niña en el parque al que iba a caminar todos los días. La niña lloraba desconsolada porque había perdido su muñeca. Ayudó a la niña a buscar la muñeca, aunque no tuvieron éxito. Quedaron al día siguiente para seguir buscándola.
Como no la habían encontrado, Kafka inventó ser cartero de muñecas y le entregó una carta “escrita” por la muñeca donde le decía a la niña que no llorase su ausencia, que había salido de viaje a ver mundo: 
- "Te escribiré mis aventuras ." - concluía la carta.
Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando él y la niña se reunían, él le leía las cartas que escribía de aventuras imaginarias de la muñeca. La niña quedaba así consolada. 
Kafka se puso enfermo y tuvieron que poner fin a sus encuentros. Le regaló una muñeca con una carta. La muñeca obviamente era diferente que la muñeca original. La carta explicaba que los viajes la habían cambiado.
Años más tarde, la chica ahora crecida, encontró u…

¿Para qué sirve la mente?

De Eduard Gasset "El Scio. La medicina cuántica." la Eco

Para pensar, está claro, pero ¿para qué sirve pensar?
Pensar da sentido al mundo a nuestro alrededor. El cerebro puede ser observado, a semejanza de todo en el universo, como un sistema cuántico en el que trabajan multitud de redes neurales cuánticas en evolución, seleccionadas y sufriendo mutaciones basadas en su funcionalidad en relación a su interacción con sistemas perceptuales y motores, siempre determinado por las necesidades del organismo.

¿Hiperempatía?

Hiperempática: dícese de la persona que es empática en exceso. Asume los problemas de las otras personas como propios. A sus propios problemas, se le añaden los de la demás gente hasta la saturación y el sufrimiento extremo. Antepone gustos y derechos de otrxs a los propios.
Los actos egoistas son necesarios para el buen funcionamiento psicológico. Las personas empáticas se sienten culpables cuando hacen un acto egoista, ya que creen que su actitud es falsa y malintencionada.
De Silvia Luthor
En este enlace hay la interpretación de un test que puedes realizar en este otro para medir tu empatía.