Ves al contingut principal

Dependencia relacional sana

Es cuestión de actitud... Sí, ya...

Puede que este post contradiga un montón de entradas dentro de este blog. Quizás sería más apropiado decir que los complementa y en muchos casos los completa de significado.

Hoy he asistido a unas charlas en un formato muy yanqui y muy poco coherentes entre sí. Más allá de la cohesión de las charlas, quiero expresar mis pensamientos y sentimientos acerca de la cantinela presente durante toda la jornada y extendida por doquier: "es cuestión de actitud, perseverancia, etc."

Resulta que para hacer una cumbre es cuestión de actitud, decía una persona en la primera charla. Yo me preguntaba: ¿cuantas personas no han sabido retirarse a tiempo con una actitud positiva, pero inconsciente o ignorante de las condiciones o que simplemente han tenido mala suerte y mueren intentando hacer cumbre? ¿Habéis visto la perseverancia de Doug Hansen, cliente de una expedición comercial, para llegar a cima en la película Everest o en el libro Mal de Altura?


Me encanta la frase atribuída a Albert Einstein: "Como no sabía que era imposible, lo hice". No niego que en la mayoría de los casos, hay que tener esa... actitud, pero todas estas frases de éxitos, de lucha, de perseverancia resuenan a panfleto liberal individualista: la ley del/la más fuerte, la persona que fracasa es débil o vaga, etc.

Parece que todos los panfletos de autoayuda tienen un trasfondo que delata la ideología de la que nuestra sociedad está impregnada y que ya no sirve. Ya nos hemos demostrado que con esfuerzo, trabajo, entreno, formación, etc. podemos conseguir muchos retos. Así que nos hemos convertido en personas fuertes físicamente y mentalmente, personas que individualmente podríamos conseguir muchas cosas. Pero todos esos panfletos han obviado algo esencial: No estamos solxs y ser fuertes y preparadxs nos trasladan a un estadio individualista que no nos favorece y tarde o temprano pagamos.

Tenemos un mundo, una sociedad que compartimos, somos dependientes. Por más fuerte y por más que te hayas preparado, no conseguirás subir el Everest sin que alguien te indique el camino (ya sea leyendo mapas, libros o con guías), sin que alguien te ayude a fijar cuerdas, sin que alguien te transporte hasta ese país, sin que alguien extraiga el petróleo necesario para que llegues y si algo de todo eso no es favorable, no podrás alcanzar la cumbre.

Todas esas lecciones de autoayuda son necesarias, por supuesto, pero no podemos obviar ni atribuirnos el mérito o cargar con el fracaso de forma exclusiva. Ayer leyendo el libro "Comme un roman" de Daniel Pennac (no me atrevo a traducir el texto), me pareció que el autor trataba este mismo tema con las competencias que se pretenden lograr al enseñar a leer y del fracaso de estudiantes y del sistema por falta de entendimiento:

(p. 150-151)
"(...) pour bien faire comprendre aux instances compétentes, le jour des examens, que nous ne nous sommes pas contentés de lire, pour nous distraire, mais que nous avons compris, aussi que nous avons fourni le fameux effort de comprendre.

(...) De ce point de vu, une scolarité littéraire bien menée relève autant de la stratégie que de la bonne intelligence du texte. Et un "mauvais élève" est, plus souvent qu'on ne croit, un gamin tragiquement dépourvu d'aptitudes tactiques. Seulement, dans sa panique à ne pas fournir ce que nous attendons de lui, (...) il se croit très vite un paria de la lecture. Il s'imagine que "lire" est en soi un acte élitaire, et se prive de livres sa vie durant pour n'avoir pas su en parler quand on le lui demandait.

C'est donc qu'il y a encore autre chose à "comprendre"."

En definitiva, nos falta aprender a convivir, a comunicar, a entender qué se espera de nosotrxs, comprendiendo perspicacias y sensibilidades. El desarrollo personal está muy bien y es necesario, pero sin desarrollo relacional, sin entender que formamos parte de un engranaje de piezas dependientes de poco sirve la "iluminación" individual, si es que eso existe. 

Está claro que siguen existiendo personas victimistas que siguen culpando a quien sea para no asumir su responsabilidad, quizás todas la personas tenemos facetas victimistas que necesitamos desarrollar con la ayuda de otras personas. Pero, de nuevo, asumir la propia responsabilidad no exime al resto de asumir la propia y de desarrollar entre todxs una dependencia sana.

Comentaris

A mí a veces, cuando no me salen las cosas, se me queda la cara de póker cuando me dicen que hay que tener actitud, como si la actitud fuera la piedra filosofal de los cojones. Desde mi óptica, probablemente miope, la actitud es un factor más que depende de otros factores. Si esos factores se alinean en tu contra, por mucha actitud que tengas, te las darán todas juntas.
Un abrazo Cris.
Otro factor que influye y que trato de transmitir con el texto de Pennac es esas habilidades estratégicas para entender qué se espera de nosotros.

En mi caso, muchas veces, tengo esas habilidades estratégicas y entiendo perfectamente lo que se espera de mí, pero no quiero reforzar mediante mentiras o milongas mi forma de hacer hacia algo en lo que no creo y pongo un ejemplo.

Hace poco iba a una entrevista profesional "competencial" que no superé. La gente me pregunta el motivo con afán de ayudarme. Yo explico parte de la entrevista y reaccionan diciendo: "tendrías que haber mentido, haber dicho que era el trabajo de tu vida, que hacer las cosas así te apasiona y aparentar estar muy segura de lo que dices".

No miento y menos en una empresa donde se llenan la boca de aprender competencialmente. Dije que no tenía experiencia en ese entorno, dije que ante determinadas situaciones preguntaría y propuse lo más coherente que se me pasó por la cabeza.

En esa empresa dicen que lo importante es aprender haciendo, lo curioso es que cuando pasas el proceso, esa predisposición a aprender dialógicamente, cooperativamente... no se valora, se valora más a quienes tienen la respuesta que se considera correcta.

De hecho, un compañero me dijo: la gente quiere certezas, no quiere pensar, quiere afirmaciones rotundas... Esa no soy yo, no me interesan masas bobas obedientes y no quiero reforzar que lo sigan siendo. Quiero hacer preguntas y hacérmelas para aprender, eso es lo que quiero y eso seguiré haciendo y eso seguiré difundiendo.

Entrades populars d'aquest blog

La omnipresencia de la pérdida: Kafka y la muñeca viajera

De Jordi Sierra i Fabra
Franz Kafka se encontró con una niña en el parque al que iba a caminar todos los días. La niña lloraba desconsolada porque había perdido su muñeca. Ayudó a la niña a buscar la muñeca, aunque no tuvieron éxito. Quedaron al día siguiente para seguir buscándola.
Como no la habían encontrado, Kafka inventó ser cartero de muñecas y le entregó una carta “escrita” por la muñeca donde le decía a la niña que no llorase su ausencia, que había salido de viaje a ver mundo: 
- "Te escribiré mis aventuras ." - concluía la carta.
Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando él y la niña se reunían, él le leía las cartas que escribía de aventuras imaginarias de la muñeca. La niña quedaba así consolada. 
Kafka se puso enfermo y tuvieron que poner fin a sus encuentros. Le regaló una muñeca con una carta. La muñeca obviamente era diferente que la muñeca original. La carta explicaba que los viajes la habían cambiado.
Años más tarde, la chica ahora crecida, encontró u…

¿Para qué sirve la mente?

De Eduard Gasset "El Scio. La medicina cuántica." la Eco

Para pensar, está claro, pero ¿para qué sirve pensar?
Pensar da sentido al mundo a nuestro alrededor. El cerebro puede ser observado, a semejanza de todo en el universo, como un sistema cuántico en el que trabajan multitud de redes neurales cuánticas en evolución, seleccionadas y sufriendo mutaciones basadas en su funcionalidad en relación a su interacción con sistemas perceptuales y motores, siempre determinado por las necesidades del organismo.

¿Hiperempatía?

Hiperempática: dícese de la persona que es empática en exceso. Asume los problemas de las otras personas como propios. A sus propios problemas, se le añaden los de la demás gente hasta la saturación y el sufrimiento extremo. Antepone gustos y derechos de otrxs a los propios.
Los actos egoistas son necesarios para el buen funcionamiento psicológico. Las personas empáticas se sienten culpables cuando hacen un acto egoista, ya que creen que su actitud es falsa y malintencionada.
De Silvia Luthor
En este enlace hay la interpretación de un test que puedes realizar en este otro para medir tu empatía.