Ves al contingut principal

Entrades

S'estan mostrant les entrades d'aquesta data: març, 2015

Piedra, árbol, espada y agua

En tiempos de batallas en las montañas, mientras las personas dormían, de madrugada, se reunieron las cosas. La espada habló:
- Yo soy la más fuerte y puedo destruirlo todo. Mi filo corta y doy poder a quien me toma y muerte a quien me enfrenta.
- ¡Mentira! - replicó el árbol - Yo soy más fuerte, he resistido el viento y la más feroz tormenta.
Pelearon espada y árbol. Fuerte y duro se mantuvo el árbol. La espada golpeó y golpeó cortando el tronco hasta derribar el árbol.
- Soy la más fuerte, gritó triunfante la espada.
- ¡Mentira! - replicó la piedra - Yo soy la más fuerte. Soy dura y antigua, soy pesada y llena.
Y pelearon espada y piedra.
Dura y firme se mantuvo la piedra. La espada golpeó y golpeó, pero no podía destruir la piedra. Mientras golpeaba, se quedó sin filo y la piedra quedó hecha añicos.
- Es un empate, dijeron espada y piedra y lloraron lo inútil de su pelea.
Mientras el agua del arroyo miraba la escena sin decir nada, había presenciado la pelea. La espada al darse cu…

Cambio de conciencia para una existencia armónica

Algunas religiones, filosofías o creencias afirman que cada ser humano tiene una misión. Probablemente eso que llamamos misión es más algo que debemos aprender para conciliar nuestra existencia en armonía. Aclaro esto, porque en el texto que he recogido de la revista Integral se puede concluir con un enfoque utilitarista de la función en el universo del ser humano y por lo tanto una cosmovisión antropocéntrica que, bajo mi punto de vista, se contradice con una conciencia común en la que todo, absolutamente todo es parte. 
El ser humano no tiene ninguna misión, más que la que deba aprender para conciliarse con esa conciencia común. El ser humano forma parte de un ecosistema planetario donde el papel que juega es insignificante en cualquier término: material, temporal, etc. Sólo es importante en la convivencia con sus iguales y en su propia existencia.
Me parece interesante comprender la insignicancia de nuestra existencia para entender que el respeto por nuestros iguales y por todo lo…

La simplicidad descrita por André Compte-Sponville

Entrevista a André Comte-Sponville traducida 

¿Cuáles son sus placeres simples preferidos? (...) Dudo si añadir la sexualidad. Es el placer más fuerte, pero ¿lo podríamos clasificar como simple? No estoy seguro. Lo que es más deleitable en la sexualidad es una cierta turbación. Pero lo que es turbio pocas veces se puede considerar simple...
¿En qué sentido la simplicidad es una virtud? (...) La simplicidad no está en el tener, sino en el ser. Ser simple, es ser lo que somos, sin añadidos, sin aparentar, sin jugar ningún rol. Es la existencia misma, en tanto en que no hay nada más que añadir. (...) La simplicidad es también la virtud más ligera, la más transparente y una de las más raras. La simplicidad es lo natural: sin grandes frases ni mentiras, ni exageraciones, ni pomposidad. Es la vida reducida a su mínima expresión, la vida insignificante, esa es la verdadera. 'Lo contrario al ser no es no ser, sino el doble' escribe Clément Rosset. Lo contrario a lo simple no es lo c…