Ves al contingut principal

Muestras de amor

A veces, me apetece decir algo sobre el comentario de alguna persona en algún artículo o red social. Me suele suceder que mi comentario es tan largo y, a veces, se desvía un poco del comentario inicial que no sé hasta qué punto tiene sentido derivar el mensaje hacia lo que a mí, me ha inspirado. El caso es que hoy voy a escribir aquí, lo que quería responder acerca de la conciliación de la cabeza con el cuerpo para manifestar y recibir amor y en otro post lo que quería comentar acerca de la mercantilización de los sentimientos.

El comentario giraba entorno a la exhibición en campañas políticas de compañerismo o amor o lo que sea en eventos públicos con besos y abrazos. Expresaba disgusto ante la posible vacuidad de esos besos y abrazos. Esa persona reserva sus besos y abrazos para sus seres queridos, para quienes se lo merecen.

Al leer su mensaje compartí ciertamente su crítica hacia la mercantilización de los sentimientos del que hablo en el otro post. Pero rápidamente recordé mi evolución personal con las muestras de cariño y mis dificultades de expresar a nivel verbal o físico cualquier muestra de amor. No me gustaba que me abrazaran ni me tocasen; al igual que tampoco me gustaba repartir besos a personas que no conozco. La expresión del amor debía quedarse en la esfera personal.
>>


El caso es que un coach, en una de mis primeras sesiones como coachee, me abrazó. Me sorprendió "indefensa" y me abrazó. Tensé todo mi cuerpo, no recuerdo mi expresión facial. ¡Había invadido mi espacio personal, había traspasado el límite del espacio donde yo quería dejar que accediese! Me sentía muy  incómoda, pero si quería aprovechar la sesión, debía sacar algo de provecho de esa situación tan inapropiada. Así que dejé de forcejear mentalmente con los pensamientos sobre la conveniencia de la práctica, sobre las intenciones de ese coach, sobre la genuidad de esa muestra de amor; hasta conseguir liberarme de mi racionalidad, o quizás invadirme de ella, para abandonarme al contacto de otra persona, al amor del abrazo y lloré. Lloré desconsolada. No sabía el motivo, puede que simplemente llorara por esa oportunidad de llorar acunada en un abrazo.

Ese fue el inicio de mi reconciliación con la manifestación del amor. Poco a poco fui entendiendo que dar un abrazo o un beso no era una exhibición de debilidad, que justamente esa lucha por no parecer débil me condenaba a serlo.

Cuando me apetece abrazar, abrazo, aunque a veces, la gente no lo espere. Pero no doy abrazos ni besos cuando no me apetece darlos, aunque exista la presión social de que las mujeres debamos dar dos besos para saludar, cuando no me apetece, tiendo la mano, aunque piensen que soy una borde o una estirada.
La reflexión "zen" - hablando sin propiedad o con toda ella, no lo sé - viene del compartir y externalizar el amor cuando y como nos apetezca y cuando alguien lo necesite. Si actuaramos desde el amor, sí, sí, me estoy poniendo "happy flowers"; pero si actuáramos desde el amor, no tendríamos la mitad de conflictos que tenemos. El amor es algo universal que compartimos, al igual que compartimos la sonrisa o miradas cómplices que no podemos expresar con palabras.

Comentaris

Así es Cris. Mi crítica iba encaminada a la pose políticamente correcta, un clásico también en determinados entornos profesionales en los que las chicas, por ejemplo, dan besitos por sistema, y los hombres dan por hecho que cualquier mujer tiene que estar dispuesta a asumirlo. Yo particularmente, en el entorno profesional doy la mano por sistema, así sea la Virgen María.

Pero eso no quita que en un momento dado abrace a alguien por otras razones muy alejadas de los formalismos. He abrazado a hombres que lloraban desesperados por una pérdida, tipos rudos con los que no mantenía una relación de afecto, sino puramente profesional. Y si algún día te viera, también me gustaría darte un sentido abrazo.

PD: Sepas que en mi muro puedes explayarte tanto como quieras, aunque te salgas del tema. En realidad no hay tema, en realidad se trata de compartir ideas, y unas ideas llevan a otras. Empezamos opinando sobre la pesca del atún y acabamos hablando de besos y abrazos... y eso está pero que muy bien.
Un abrazo, ya sabes, de los de verdad.
Cris Pérez ha dit…
¡Juasjuasjuas!

Suelo hacerlo, JM, suelo hacerlo. Pero es que me dió por pensar y se me fue la castaña con sexismo detectado incluido.

Al final he escrito esto y lo otro, no estoy demasiado satisfecha ni con lo uno ni con lo otro, pero como nadie me paga y quien me lee lo hace porque quiere, ahí se acaban mis obligaciones y los compromisos.

¡Otro abrazo sentido!

Entrades populars d'aquest blog

La omnipresencia de la pérdida: Kafka y la muñeca viajera

De Jordi Sierra i Fabra
Franz Kafka se encontró con una niña en el parque al que iba a caminar todos los días. La niña lloraba desconsolada porque había perdido su muñeca. Ayudó a la niña a buscar la muñeca, aunque no tuvieron éxito. Quedaron al día siguiente para seguir buscándola.
Como no la habían encontrado, Kafka inventó ser cartero de muñecas y le entregó una carta “escrita” por la muñeca donde le decía a la niña que no llorase su ausencia, que había salido de viaje a ver mundo: 
- "Te escribiré mis aventuras ." - concluía la carta.
Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando él y la niña se reunían, él le leía las cartas que escribía de aventuras imaginarias de la muñeca. La niña quedaba así consolada. 
Kafka se puso enfermo y tuvieron que poner fin a sus encuentros. Le regaló una muñeca con una carta. La muñeca obviamente era diferente que la muñeca original. La carta explicaba que los viajes la habían cambiado.
Años más tarde, la chica ahora crecida, encontró u…

¿Para qué sirve la mente?

De Eduard Gasset "El Scio. La medicina cuántica." la Eco

Para pensar, está claro, pero ¿para qué sirve pensar?
Pensar da sentido al mundo a nuestro alrededor. El cerebro puede ser observado, a semejanza de todo en el universo, como un sistema cuántico en el que trabajan multitud de redes neurales cuánticas en evolución, seleccionadas y sufriendo mutaciones basadas en su funcionalidad en relación a su interacción con sistemas perceptuales y motores, siempre determinado por las necesidades del organismo.

¿Hiperempatía?

Hiperempática: dícese de la persona que es empática en exceso. Asume los problemas de las otras personas como propios. A sus propios problemas, se le añaden los de la demás gente hasta la saturación y el sufrimiento extremo. Antepone gustos y derechos de otrxs a los propios.
Los actos egoistas son necesarios para el buen funcionamiento psicológico. Las personas empáticas se sienten culpables cuando hacen un acto egoista, ya que creen que su actitud es falsa y malintencionada.
De Silvia Luthor
En este enlace hay la interpretación de un test que puedes realizar en este otro para medir tu empatía.