Ves al contingut principal

Todas las personas necesitamos una historia para contar

Foto del blog de Iván de la Nuez en "Del apocalipsis a la apoteósis"
De Ramos en "Metáforas sociales del tiempo en España: una investigación empírica"

La “narración” forma parte de la propia vida. Como dice la escritora Nélida Piñón “todas las personas necesitamos, al final del día, tener una historia para contar” (…) En realidad, al ser humano sería mejor definirlo como homo narrans que como homo sapiens. Las historias que se cuentan rastrean amplios horizontes, pero también resumen y entraman la jornada en el día a día, en su inmediatez, tras la caída del sol.
>>

(…) La reconfiguración narrativa del horizonte del pasado resulta de la operación conjunta de recordar y olvidar en un presente de la acción que marca sus demandas de sentido. Los relatos que emergen se entraman de maneras variadas recurriendo al acervo de historias disponibles en el medio cultural en que se está situada. Pero, en cualquier caso, y como subrayó Maurice Halbwachs (1950) en el campo de la sociología de la memoria, recordar es ser. Si esto es así, entonces el complejo formado por el recuerdo y el olvido (…) ha de ser concebido como una realidad social: cuanto mayores y más plausibles sean las pretensiones de ser tanto más operarán mecanismos selectivos de memoria y olvido que permitan generar relatos significativos de un pasado del que se surge. 

(…) El pasado es un pozo sin fondo de historias que aleccionan sobre el mundo actual, ya mostrando su degradación, ya mostrando sus valores positivos. Todas las personas que hablan se abren a rememorar el pasado, no sólo el propio o vivido, sino también el pasado escuchado en casa.

Comentaris

Tal vez por eso, desde hace años, muchos años, escribo un diario. Quizá algún día haga una pira con él, al menos con lo escrito de mi puño y letra y no con el frío e impersonal teclado. ¿Te apuntarías al calor de esa pira de narraciones?
Llevo unos días yendo cada noche a casa de mi abuela.

Al lado de su hoguera, me explica su vida, una vida que no está recogida en ningún libro, sólo en su cabeza. Muchas veces me repite el mismo fragmento de su vida, siempre desde una óptica o un matiz diferente. Dejo que me lo repita y engullo sus palabras como si estuviera en el cine.

Probablemente de lo que me explica a lo que yo hubiese vivido de estar allí cambiaría totalmente la historia y le cambiaría trozos. Pero como no estaba dejo que comparta lo que ella vivió, me dejo llevar por sus emociones. El otro día lloramos juntas por la muerte de su padre.

¿Tu diario y una pira? No lo quemes. Alguien, quizás yo, escuchará entusiasmada lo que viviste y cómo lo hiciste.

Cada vez que cojo mi diario y leo, leo una persona diferente, leo palabras que ya no son mías y sin embargo yo escribí. Me fascina que yo pueda escribir esos textos y que ciertas cosas fuesen tan importantes.

Me encantan las historias, me fascinan las cosas cotidianas. Me apunto ¡sí!

Entrades populars d'aquest blog

La omnipresencia de la pérdida: Kafka y la muñeca viajera

De Jordi Sierra i Fabra
Franz Kafka se encontró con una niña en el parque al que iba a caminar todos los días. La niña lloraba desconsolada porque había perdido su muñeca. Ayudó a la niña a buscar la muñeca, aunque no tuvieron éxito. Quedaron al día siguiente para seguir buscándola.
Como no la habían encontrado, Kafka inventó ser cartero de muñecas y le entregó una carta “escrita” por la muñeca donde le decía a la niña que no llorase su ausencia, que había salido de viaje a ver mundo: 
- "Te escribiré mis aventuras ." - concluía la carta.
Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando él y la niña se reunían, él le leía las cartas que escribía de aventuras imaginarias de la muñeca. La niña quedaba así consolada. 
Kafka se puso enfermo y tuvieron que poner fin a sus encuentros. Le regaló una muñeca con una carta. La muñeca obviamente era diferente que la muñeca original. La carta explicaba que los viajes la habían cambiado.
Años más tarde, la chica ahora crecida, encontró u…

¿Para qué sirve la mente?

De Eduard Gasset "El Scio. La medicina cuántica." la Eco

Para pensar, está claro, pero ¿para qué sirve pensar?
Pensar da sentido al mundo a nuestro alrededor. El cerebro puede ser observado, a semejanza de todo en el universo, como un sistema cuántico en el que trabajan multitud de redes neurales cuánticas en evolución, seleccionadas y sufriendo mutaciones basadas en su funcionalidad en relación a su interacción con sistemas perceptuales y motores, siempre determinado por las necesidades del organismo.

¿Hiperempatía?

Hiperempática: dícese de la persona que es empática en exceso. Asume los problemas de las otras personas como propios. A sus propios problemas, se le añaden los de la demás gente hasta la saturación y el sufrimiento extremo. Antepone gustos y derechos de otrxs a los propios.
Los actos egoistas son necesarios para el buen funcionamiento psicológico. Las personas empáticas se sienten culpables cuando hacen un acto egoista, ya que creen que su actitud es falsa y malintencionada.
De Silvia Luthor
En este enlace hay la interpretación de un test que puedes realizar en este otro para medir tu empatía.