dimecres, de desembre 04, 2013

Mesmerismo

Terrassa, 2013
De toda individualidad emana una influencia.

- ¿Un poder otorgado a algunas superpersonas?

Nada de eso.

(...) Se trata de un atributo de la humanidad, de una propiedad del psiquismo individual. (...) Cada persona, en todo momento, influye deliberada o inconscientemente a su alrededor (...).

Toda entidad viva tiene ese atributo y lo único que difiere es la intensidad, la continuidad y la armonía.
>> 

(...) 

Vuestros más fugitivos pensamientos, vuestras palabras reflexivas o espontáneas, la mínima de vuestras decisiones, de vuestras acciones, concurren en la influencia invisible que exterioriza en todo instante vuestra individualidad. Pensamientos, palabras, acciones pasadas, han ido engendrando vuestra condición actual. Pensamientos, palabras, acciones actuales, engendrarán, desde este mismo instante, la trama de vuestros mañanas, próximos o alejados.

(...) La competición, los antagonismos, la adversidad eventual más ruda -escribía en 1902 Thos. A. Adkin-, lejos de dificultar pura y simplemente la carrera de una personalidad magnética, la afectan dinámicamente, contribuyendo por así decir a elevar el nivel de sus energías, a aclarar su capacidad de juicio, a rendir más reflexivas, más clarividentes sus decisiones. 

(...)
La persona más modestamente dotada puede condicionar su actividad psíquica de forma convergente, mientras que si posee las más brillantes aptitudes, pero cuya dispersión y apatía le producen una multiplicidad de estados de ánimo, se emitirán corrientes de pensamiento más o menos divergentes o incompatibles. (...) Esa será la única causa para no realizar o obtener lo que se desea. No basta con querer una cosa para obtenerla, es necesario no entrever otras incompatibilidades con la primera. Querer a la vez el equilibrio fisiológico, el bienestar interno constante y placeres intensos; desear al mismo tiempo la luz del conocimiento y la opulencia material, proseguir simultáneamente el acceso a la opulencia y determinadas realizaciones estéticas, pretender cumplir una obra grandiosa y vivir un amor desatinado, es emitir dos corrientes de fuerza que tienden a neutralizarse.

Extraído del libro de Paul C. Jagot "Tratado metódico de magnetismo personal"

3 comentaris:

José María Arroyo Bermúdez ha dit...

He pecado... En algunos aspectos de mi vida estoy pagando el precio de haberme sometido a esas fuerzas opuestas. Lo hecho, hecho está, pero desde luego, con lo que queda por hacer espero enmendar la plana. Me alegra ver actividad por tus dominios. Los míos están demasiado calmados.

Cris Pérez ha dit...

JM,

Todo esto es nuestro, no es mío ni tuyo, es el resultado de leer, de hablar, de compartir. Aquí lo que se hace es una acta que intenta sintetizar algunas de las cosas que creamos entre todos.

No digas que tienes que enmendar nada, pues partes de algo que no está bien. Eres demasiado exigente contigo mismo y con los demás y así es la vida para ti, exigente.

Todo está donde debe estar. Lo hecho, hecho está. Hoy, ahora, cada momento vive lo que quieres vivir y como lo quieres vivir, pues es la última oportunidad que tienes para vivirlo. Este instante sólo ocurre ahora.

Parezco la madre Teresa de Calcuta... ¡madre mía! ¡Tú moldeas a tu imagen y semejanza tu vida, deshazte de ti mismo y vive lo que tenga que venir!

No olvides rezar 200 padrenuestos y 500 avemarías. Me estoy poniendo de un religioso que me doy miedo... ¡jijijijij!!!

¡Un besazo y gracias por pasarte!

José María Arroyo Bermúdez ha dit...

Me faltan 35 avemarías y estoy repasando el padre nuestro, que se me ha olvidado. Sin pescado concebida. Un beso Cris.

Corrección

De Idries Shah, maestro sufí (1924-1996) La Sabiduría de los Idiotas Abdullah ben Yahya estaba enseñando a un visitante un manuscrit...