Ves al contingut principal

Si quieres cambiar el mundo ama a un hombre

De Lauren Wilce (recogido en Mujer en curso)

Si quieres cambiar el mundo, ama a un hombre, realmente ámalo.

Ama al hombre cuya alma llame a la tuya con claridad,
al hombre que te ve, al que tiene suficiente coraje como para tener miedo.


>>
Acepta su mano y guíala suavemente hacia el fondo de tu corazón,
donde él pueda sentir tu calidez, descansar y quemar su pesada carga en tu fuego.
Míralo a los ojos, encuentra a sus padres y abuelos,
y esas guerras donde sus espíritus lucharon en tierras lejanas, en tiempos remotos.
Encuentra sus dolores, y peleas y culpas sin juicio y déjalo todo ir,
suéltalo, siente su carga ancestral.

Lo que busca es un refugio seguro en ti, déjalo derretirse en su firme mirada,
sabiendo que no necesitas espejar esa furia, porque tienes útero,
una puerta profunda y dulce para lavar y renovar viejas heridas.

Si quieres cambiar el mundo, ama a un hombre, realmente ámalo.

Siéntate delante de él, en la plena majestuosidad de tu feminidad,
en el aliento de tu vulnerabilidad, en el juego de tu infantil inocencia,
en las profundidades de tu muerte e invítalo a florecer
suavemente entregada y permite que su poder masculino dé un paso hacia ti
y nadad juntos en el útero de la tierra en silencioso saber
y cuando se retire, porque lo hará escapando asustado a su cueva,
reúne a tus abuelas en torno a ti, envueltas en su sabiduría,
escucha sus tiernos susurros calmando tu asustado corazón infantil
invitándote a la quietud y espera pacientemente su retorno.

Siéntate y canta junto a su puerta una canción de remembranza
de que puede calmarse una vez más.

Si quieres cambiar el mundo, ama a un hombre, realmente ámalo.

No engañes a su pequeño niño con astucias y artimañas y seducción y brujería
sólo para dejarlo atrapado en una red destructiva de caos eso no es femenino.
Eso es venganza, es el veneno del linaje corrupto, del abuso de las eras,
de la violación de nuestro mundo.
Eso no le da poder a la mujer sino que la reduce mientras lo castra y nos mata a todxs.

Y si su madre no lo pudo sostener, muéstrale una verdadera mujer
y ahora dale sostén y guíalo con tu gracia y profundidad ardiendo en el centro mismo de la Tierra.
No lo castigues por sus heridas que no responden a tus necesidades o a tus criterios,
llora dulces ríos por él, lleva toda esa sangre de regreso a casa.

Si quieres cambiar el mundo, ama a un hombre, realmente ámalo.

Ámalo hasta desnudarte y sentirte libre.
Ámalo hasta abrir tu cuerpo y espíritu al ciclo de nacimiento y muerte.
Sé tan valiente como para ser frágil
y déjalo beber de los suaves y embriagadores pétalos de tu ser.
Déjale saber que puede sostenerte, pararse y protegerte.
Déjate caer en sus brazos, confiando que puede tomarte,
aún si te han dejado caer miles de veces antes,
enséñale a rendirse, rindiéndote y únete al dulce vacío del corazón del mundo.

Si quieres cambiar el mundo, ama a un hombre, realmente ámalo.

Anímalo, nútrelo, permítele, escúchalo, dale sostén, dale sanación
y tú a cambio serás nutrida, sostenida y protegida.
Sé brazos fuertes y pensamientos claros y flechas apuntadas,
por que él puede, si lo dejas ser, todo lo que sueñas.

Si quieres amar a un hombre, ámate a ti misma,
ama a tu padre, ama a tu hermano, a tu hijo, a tu ex pareja.
Ama desde el niño a quien has besado por primera vez
hasta el último por quien has llorado.

Agradece los regalos de tu camino hasta este encuentro
con quien tienes frente a ti ahora
y encuentra en él la semilla de todo lo que es nuevo y solar.
Una semilla que puedes nutrir para ayudar a plantar y cultivar un nuevo mundo juntxs.

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

La omnipresencia de la pérdida: Kafka y la muñeca viajera

De Jordi Sierra i Fabra
Franz Kafka se encontró con una niña en el parque al que iba a caminar todos los días. La niña lloraba desconsolada porque había perdido su muñeca. Ayudó a la niña a buscar la muñeca, aunque no tuvieron éxito. Quedaron al día siguiente para seguir buscándola.
Como no la habían encontrado, Kafka inventó ser cartero de muñecas y le entregó una carta “escrita” por la muñeca donde le decía a la niña que no llorase su ausencia, que había salido de viaje a ver mundo: 
- "Te escribiré mis aventuras ." - concluía la carta.
Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando él y la niña se reunían, él le leía las cartas que escribía de aventuras imaginarias de la muñeca. La niña quedaba así consolada. 
Kafka se puso enfermo y tuvieron que poner fin a sus encuentros. Le regaló una muñeca con una carta. La muñeca obviamente era diferente que la muñeca original. La carta explicaba que los viajes la habían cambiado.
Años más tarde, la chica ahora crecida, encontró u…

¿Para qué sirve la mente?

De Eduard Gasset "El Scio. La medicina cuántica." la Eco

Para pensar, está claro, pero ¿para qué sirve pensar?
Pensar da sentido al mundo a nuestro alrededor. El cerebro puede ser observado, a semejanza de todo en el universo, como un sistema cuántico en el que trabajan multitud de redes neurales cuánticas en evolución, seleccionadas y sufriendo mutaciones basadas en su funcionalidad en relación a su interacción con sistemas perceptuales y motores, siempre determinado por las necesidades del organismo.

¿Hiperempatía?

Hiperempática: dícese de la persona que es empática en exceso. Asume los problemas de las otras personas como propios. A sus propios problemas, se le añaden los de la demás gente hasta la saturación y el sufrimiento extremo. Antepone gustos y derechos de otrxs a los propios.
Los actos egoistas son necesarios para el buen funcionamiento psicológico. Las personas empáticas se sienten culpables cuando hacen un acto egoista, ya que creen que su actitud es falsa y malintencionada.
De Silvia Luthor
En este enlace hay la interpretación de un test que puedes realizar en este otro para medir tu empatía.