dijous, d’agost 29, 2013

Para las personas excepcionales

'Defecto de fábrica' de Gabriela Jose C. Paz
Albert Camus dijo: "Nadie se da cuenta de que algunas personas gastan una energía tremenda simplemente en ser normales" y yo añado: La mayoría nos esforzamos en camuflar lo excepcionales que somos, tenemos vergüenza, miedo al rechazo o yo que sé.

La normalización no es más que el cálculo de un promedio que no le corresponde a nadie. Simplemente es una suma dividida por el número total de personas participantes, así que esa media no le corresponde a nadie. Pero en base a esa media, fabricamos ropa, coches y lo hacemos extensivo a nuestra conducta, comportamientos, forma de pensar... Así que todas las personas debemos encorsetarnos dentro de los márgenes de esa norma, una norma que puede estar más o menos próxima a nuestra forma de ser o pensar, pero que no coincide en lo más mínimos con nosotrxs.

>>
Así que pensando que debemos estar dentro de esa norma, vivimos escondiendo nuestras rarezas y particularidades, para aparentar ser normales ante nuestros ojos y ante los demás. Cuando la normalidad no existe, es sólo un invento para facilitarnos la convivencia, para establecer un punto de encuentro que nos una. Pero, a veces, muchas, no tenemos formas de pensar y de actuar que se puedan promediar y seguimos empeñándonos en la árdua tarea de aparentar normalidad.

Llamo a todas las personas raras a exhibir su excepcionalidad, sólo esas raras son auténticas y suficientemente valientes para desafiar las normas que los cálculos erróneos nos puedan imponer.

Empuja la vaca

Un sabio maestro y su fiel discípula paseaban por un bosque, mientras le explicaba la importancia de conocer lugares diferentes, visitar y ...