diumenge, de gener 20, 2013

Nuestro miedo transforma las premoniciones más oscuras en realidad cuotidianas

"Los miedos nos incitan a emprender acciones defensivas. Una vez emprendida, una acción defensiva confiere inmediatez y tangibilidad al miedo. Son nuestras respuestas las que transforman las premoniciones más oscuras en una realidad cotidiana, las que convierten el verbo en carne. El miedo, ahora, se ha instalado en nuestro interior y ha saturado nuestras rutinas diarias; a penas se requiere más estímulos externos, porque las acciones que provoca día a día proporcionan toda la motivación y toda la energía que necesita para reproducirse. Entre los mecanismos que compiten por acercarse al sueño del perpetuum mobile, la autoprotección del embudo formado por el miedo y las acciones que inspira es lo que más se acerca."

Zygmunt Bauman "Temps líquids. Viure en un temps d'incertesa"

Si, según Bauman, el miedo es por sí solo capaz de transformar aquello que tememos en nuestra realidad cotidiana. Yo defino este miedo como pánico, puesto que inmoviliza e impide que podamos actuar para combatirlo, así nos vence y, como dice Bauman, el miedo se convierte en nuestro perpetuum mobile.

He escrito en este blog muchas cosas acerca del miedo, pero lo que ahora mismo se me ocurre para no quedarme con el regusto de pensar que el perpetuum mobile de la mayoría de personas es la cobardía y sobretodo para que este post pueda actuar como disruptor para algunas y se atrevan a enfrentar sus miedos es esta frase de quien no he sido capaz de encontrar la autoría:

"Tus decisiones son la pluma con la que escribes tu destino"

3 comentaris:

José María Arroyo Bermúdez ha dit...

"Tus decisiones son la pluma con la que escribes tu destino" Magnífica frase. Es cierto, vivimos en una sociedad acobardada, de facto bloqueada, en permanente estado de pánico.

ha dit...

Cierto, demasiado miedo que se autoperpetúa...

Siempre pasarán cosas malas, si eso te va a servir de confirmación para una vida con miedo, ("¿ves? te lo dije, has de ir con cuidado") entonces vivirás siempre acobardado.

Siempre he dicho que prefiero darme un tortazo de vez en cuando a vivir preocupado todos los dias... :)

Vivo muy feliz y confiado y creo que salgo ganando respecto a los más prudentes y desconfiados. Me parece que me pasan las mismas cosas malas que a ellos y a cambio el resto del tiempo... ¡estoy vivo!

Cris Pérez-Vàzquez ha dit...

¡K!

No siempre actuamos pegándonos tortazos y escalando ya sabes lo "prudentes" que somos. Sacar para mucha gente, para mí también, es a veces un reto en sí mismo, para vencer nuestra zona de confort. No estamos segurxs de poder hacer un paso o una sección y encima aleja... ¡Buffff!!! ¡Pilla! ¡Pillaaaa!

Empuja la vaca

Un sabio maestro y su fiel discípula paseaban por un bosque, mientras le explicaba la importancia de conocer lugares diferentes, visitar y ...