Ves al contingut principal

No tengo tiempo

Este post no describe cómo gestionar mejor el tiempo. (Por "ahorrarles" tiempo a quienes busquen el modo de hacerlo) Es la continuación de una discusión que tuve el otro día con O. acerca de tener tiempo.

Hablábamos del tiempo libre, acerca de algo que me interesaba, pero que no podía hacer porque no tenía tiempo, dije.

"No tener tiempo."

"No tener tiempo" es una falacia más de nuestro pensamiento. El tiempo no se tiene, es intangible. El tiempo sólo pasa. Nuestras vidas quizá tienen principio y fin, pero el tiempo no se posee. En todo caso, te organizas para gestionarlo y eliges lo que haces y priorizas. No somos víctimas del tiempo, cuando decidimos algo, debemos asumir sus implicaciones y si decidimos hacer algo, decidimos dejar de hacer muchas otras cosas.

Cuando decimos: "No tengo tiempo"; en realidad, deberíamos decir: estoy haciendo lo que he decidido. Ahora me gustaría hacer otra cosa, ¿qué tengo que dejar de hacer para darle espacio?
>>

Si crees que no puedes cambiarlo, seguramente se acabará convirtiendo en una obligación y si se convierte en una obligación, nos sentiremos víctimas de nuestras obligaciones. En cada momento, decidimos lo que queremos hacer y si nos sentimos víctimas de nuestras obligaciones, debemos regresar al momento que esa fue la opción elegida. Incluso si en aquel momento decidimos no decidir, incluso si decidimos dejarnos llevar por las circunstancias, eso fue lo que escogimos.

Así que la próxima vez que diga: "No tengo tiempo". Debería decir: "Prefiero hacer otras cosas y si cambiase mi orden de prioridades, también lo podría hacer o intentar"

Ya sé que es una reflexión incompleta, pero se puede completar con vuestros comentarios que siempre son enriquecedores y ayudan a desarrollar el pensamiento.

Por cierto, esto me recuerda, quizá inducida por las reflexiones que J.N. que en Coaching, una herramienta muy útil era la de cambiar nuestros enunciados, nuestro lenguaje de forma positiva. De este modo, conseguíamos hacernos con nuestras vidas, dejar de considerarnos víctimas y ser positivxs.

Comentaris

Tener o no tener tiempo, evidentemente es una metáfora. Nos manejamos con el tiempo (reloj) como un elemento de referencia para cumplir plazos, y cuando los plazos se agotan y no cumplimos con los objetivos marcados, decimos que no hemos tenido tiempo o que nos ha faltado. No hemos llegado a tiempo, no hemos tenido tiempo suficiente para cubrir el objetivo en el plazo determinado. En realidad no somos víctimas del tiempo, sino de los compromisos, de los objetivos que nos marcamos acotándolos con un reloj. Por tener, tenemos toda una vida para hacer lo que creamos oportuno, otra cosas será que las circunstancias nos lo permitan.
Cris Pérez ha dit…
Hola JM,

Las circunstancias son las que son y debemos fluir en ellas. Hay personas que tienen unas circunstancias muy difícil, pero también muchas que las tienen saben transformarlas para que se tornen más "agradables".

No niego que las circunstancias condicionan nuestras vidas, pero esa especie de victimismo permanente en el que nos refugiamos para buscar excusas y no enfrentarnos a lo que queremos cambiar no es bueno y la excusa del tiempo es bastante utilizada para evadir nuestra responsabilidad para cambiar lo que no nos gusta.

¡Un abrazo!
ha dit…
Llenamos el tiempo hasta que no queda nada porque no sabemos estar tranquilos con nosotros mismos, sin hacer nada, simplemente siendo, como un gato que toma el sol en la calle un mediodía de invierno soleado.

Pero eso a nosotros no nos vale, siempre hay que salir a cazar la nueva ilusión, sea escalar, correr, un novio, trabajar, un hijo, un viaje, un master, fama, cultura ...

Y luego un dia agotados descubrimos que el tema se nos ha ido de las manos, que ya no tenemos tiempo para toda la maraña que hemos construido solitos.

Y entonces decimos que no tenemos tiempo, pero como dice Cris, el tiempo está todo ahí disponible para el que quiere cambiar y es valiente par hacerlo. :)
ha dit…
Una anécdota que leí en un blog (lamento no recordar donde, por el reconocimiento y por no volver a escribirlo). Quizá te interese como coach.

En cierta ocasión, tras un concierto, se acercó a un pianista famoso un fan y le dijo:

- "Me encantaría tocar el piano como usted" Realmente me gusta mucho y me gustaría hacerlo.

Y él le contestó

- No, a usted le gusta "la idea" de tocar bien el piano. Si realmente le gustase tocar el piano (con todo lo que implica, ensayos, tiempo, etc...) ya lo estaría haciendo...

Creo que no viene a cuenta de nada, pero me ha venido a la cabeza ahora :)

¡Ah! sí, porque a mucha gente le gusta "La idea" de tener más tiempo, pero luego llueve un sábado, no saben que hacer y te llaman diciendo que están aburridos :) :) :)

La gente no tiene tiempo libre porque NO LE GUSTA tener tiempo libre. Y por libre quiero decir libre, no lleno de hobbies :)
道,

Me gusta la anécdota del piano, de hecho, tienes mucha razón al vincularla con el Coaching.

Estos días yo estoy con lo de:

"Si no te gusta algo, cámbialo"

Todavía no le he hecho la foto al sofá...

Entrades populars d'aquest blog

La omnipresencia de la pérdida: Kafka y la muñeca viajera

De Jordi Sierra i Fabra
Franz Kafka se encontró con una niña en el parque al que iba a caminar todos los días. La niña lloraba desconsolada porque había perdido su muñeca. Ayudó a la niña a buscar la muñeca, aunque no tuvieron éxito. Quedaron al día siguiente para seguir buscándola.
Como no la habían encontrado, Kafka inventó ser cartero de muñecas y le entregó una carta “escrita” por la muñeca donde le decía a la niña que no llorase su ausencia, que había salido de viaje a ver mundo: 
- "Te escribiré mis aventuras ." - concluía la carta.
Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando él y la niña se reunían, él le leía las cartas que escribía de aventuras imaginarias de la muñeca. La niña quedaba así consolada. 
Kafka se puso enfermo y tuvieron que poner fin a sus encuentros. Le regaló una muñeca con una carta. La muñeca obviamente era diferente que la muñeca original. La carta explicaba que los viajes la habían cambiado.
Años más tarde, la chica ahora crecida, encontró u…

¿Para qué sirve la mente?

De Eduard Gasset "El Scio. La medicina cuántica." la Eco

Para pensar, está claro, pero ¿para qué sirve pensar?
Pensar da sentido al mundo a nuestro alrededor. El cerebro puede ser observado, a semejanza de todo en el universo, como un sistema cuántico en el que trabajan multitud de redes neurales cuánticas en evolución, seleccionadas y sufriendo mutaciones basadas en su funcionalidad en relación a su interacción con sistemas perceptuales y motores, siempre determinado por las necesidades del organismo.

¿Hiperempatía?

Hiperempática: dícese de la persona que es empática en exceso. Asume los problemas de las otras personas como propios. A sus propios problemas, se le añaden los de la demás gente hasta la saturación y el sufrimiento extremo. Antepone gustos y derechos de otrxs a los propios.
Los actos egoistas son necesarios para el buen funcionamiento psicológico. Las personas empáticas se sienten culpables cuando hacen un acto egoista, ya que creen que su actitud es falsa y malintencionada.
De Silvia Luthor
En este enlace hay la interpretación de un test que puedes realizar en este otro para medir tu empatía.