Ves al contingut principal

Empequeñecer para que otras personas no se sientan inseguras

Leo la entrada de Pekas en Bosque Mitago Nuestro Mayor Miedo: "Empequeñecerse no ayuda al mundo; no hay nada inteligente en encogerse para que otras personas no se sientan inseguras a tu alrededor." (Escena de la película Coach Carter)
.
¿Pensar que debes encogerte para relacionarte con los demás es juzgar a las otras personas más pequeñas que tú y sería propio de una persona vanidosa? ¿Es inseguridad propia para exponer quien eres ante los demás? ¿Es conocer muy bien las diferencias que existen, resistirse a ellas e intentar incluir a todas las personas desde el nivel de reflexión en el cual estén?

¿Vanidad, inseguridad propia o humildad? Ya traté este tema en una entrada anterior. Hoy madurada un poco más mi opinión y junto con una reflexión que VC y JM hacían:

¿Qué es el objeto sin la persona que observa?

Yo puedo ser una creativa extraordinaria y transmitir ideas geniales, pero si la persona que observa es vanidosa y no entiende nada, no me aceptará e incluso intentará desacreditarme para hacerme creer que soy yo la que no entiende nada. >>

Si la persona que observa tiene conocimientos sobre el tema o no y debatimos y proponemos dudas, dilemas, soluciones, reflexiones y demás; se produce aprendizaje dialógico entre dos personas creativas.

Puedo encogerme para que otras personas no se sientan inseguras a mi alrededor o puedo expresar lo que pienso libremente a sabiendas de excluir a aquellas personas que yo califico de vanidosas, aunque otros autores son un poco más crueles con las denominaciones (mediocres, borregos, inútiles crónicos).

Lo que sí es cierto es que empequeñecerse ante personas vanidosas, las fortalece. Enriquecerse con personas creativas es una buena forma de mejorar la autoestima y enfrentarse al miedo al rechazo.

Comentaris

Empequeñecerse para quedar a la altura del que se siente pequeño es ir hacia detrás. Lo suyo es mantener la "estatura" y ayudar a quienes se sienten pequeños para que se sientan más grandes. Por qué avergonzarse de sentirse seguros o de tener conocimientos, por qué no aprovecharse de esas personas "grandes" cuando por alguna razón uno se siente pequeño. Un problema tendrán si por eso se sienten molestos y consideran a la persona por ser "grande" vanidosa o engreída. Si eso pasa, la persona "grande" seguirá siendo grande y los que se sienten pequeños seguirán en sus trece por estúpidos. En realidad todo debería ser más natural, sin tantos complejos en juego... mejor nos iría.
Estas conclusiones no me las habría planteado si tú no hubieras expuesto el tema. Has puesto en marcha mi cabecita, un tanto aletargada últimamente.
Gracias Cris, sin duda eres grande.
Cris Pérez ha dit…
JM,

Esta mañana leo:

"Para una gran mente nada es pequeño"

¡Así es! Cualquier cosa por nano que sea tiene su razón de ser.

He descubierto que en días de autoestima alta, relacionarme con personas como tú, me potencia, y relacionarme con personas vanidosas, me enseña. Pero en días de baja autoestima, las vanidosas se me comen y, a veces, carezco de fuerza para no empequeñecerme.
Esto no puede ser Cris...Pensaba que después de mi ausencia forzada por razones técnicas, me encotraría al regresar a este tu espacio, lleno de buena lectura para aprender, reflexionar e interactuar pero...NO HAS ESCRITO NADA¡¡¡¡¡
No me hagas sentir huérfano, aunque por edad yo podría ser tu padre. Un abrazo.
Cris Pérez ha dit…
¡juerrr! ¡JM!

He escrito algo en el otro:

Poder de creació

Tienes razón, he escrito poquito, he estado unos días fuera y otros currando bastante. Poco espacio y tiempo para escribir...

Gracias por tu motivación, tengo algunos textos pendientes e intentaré sacarlos lo antes posible.

¡Un abrazote!

Entrades populars d'aquest blog

La omnipresencia de la pérdida: Kafka y la muñeca viajera

De Jordi Sierra i Fabra
Franz Kafka se encontró con una niña en el parque al que iba a caminar todos los días. La niña lloraba desconsolada porque había perdido su muñeca. Ayudó a la niña a buscar la muñeca, aunque no tuvieron éxito. Quedaron al día siguiente para seguir buscándola.
Como no la habían encontrado, Kafka inventó ser cartero de muñecas y le entregó una carta “escrita” por la muñeca donde le decía a la niña que no llorase su ausencia, que había salido de viaje a ver mundo: 
- "Te escribiré mis aventuras ." - concluía la carta.
Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando él y la niña se reunían, él le leía las cartas que escribía de aventuras imaginarias de la muñeca. La niña quedaba así consolada. 
Kafka se puso enfermo y tuvieron que poner fin a sus encuentros. Le regaló una muñeca con una carta. La muñeca obviamente era diferente que la muñeca original. La carta explicaba que los viajes la habían cambiado.
Años más tarde, la chica ahora crecida, encontró u…

¿Para qué sirve la mente?

De Eduard Gasset "El Scio. La medicina cuántica." la Eco

Para pensar, está claro, pero ¿para qué sirve pensar?
Pensar da sentido al mundo a nuestro alrededor. El cerebro puede ser observado, a semejanza de todo en el universo, como un sistema cuántico en el que trabajan multitud de redes neurales cuánticas en evolución, seleccionadas y sufriendo mutaciones basadas en su funcionalidad en relación a su interacción con sistemas perceptuales y motores, siempre determinado por las necesidades del organismo.

¿Hiperempatía?

Hiperempática: dícese de la persona que es empática en exceso. Asume los problemas de las otras personas como propios. A sus propios problemas, se le añaden los de la demás gente hasta la saturación y el sufrimiento extremo. Antepone gustos y derechos de otrxs a los propios.
Los actos egoistas son necesarios para el buen funcionamiento psicológico. Las personas empáticas se sienten culpables cuando hacen un acto egoista, ya que creen que su actitud es falsa y malintencionada.
De Silvia Luthor
En este enlace hay la interpretación de un test que puedes realizar en este otro para medir tu empatía.