Ves al contingut principal

Plenitud

De Biciman en Sex and the bici

Vendé el auto,
comprá una bicicleta,
dejá el facebook,
escribí una carta a mano,
mandale una postal a ese amor que se fue,
hacé un viaje sin saber cuando volvés,
adoptá un gato,
apagá la tele, tirala al piso para que juegue el gato,
da el brazo a torcer, da sonrisas, da propinas, da trabajo,
hablá solo, cantá solo, bailá solo,
decile al colectivero que lo querés,
agradecé, agradecete,
gracias a mí por hacerme ser este mi ser,
aprovechá un amigo, dejate aprovechar por alguien,
amá una planta, amá una mujer, amá un hombre, amalos a todos,
desnudate, que te desnuden, desnudalos a todos,
salí a caminar sin paraguas la noche más lluviosa y solitaria del verano,
pintá las paredes con los dedos y el mentón,
masticá un libro, drogate con una película, masturbate con una canción,
emborrachá la tristeza con estas palabras, para marear las penas, para ensoñarte rápido, para despertarte despacio, con las tripas borbotadas, y la cabeza inflamada de secreciones liberantes, de zumbidos motivantes, de resaca de amor.

Comentaris

Hermosos y sabios consejos. Repasando la lista, creo que lo he hecho casi todo, el reto será mantenerlo. Escribir una carta a mano… He escrito muchas, con las últimas conquisté el corazón de mi mujer. Tengo buena caligrafía y eso decora un poco, que no está mal. Además, las cartas escritas a mano son los trazos que realiza el corazón. Lo de pintar las paredes con los dedos y el mentón seguro que no lo he hecho, soy un puñetero perfeccionista. En cuanto a dejar el Facebook… estoy a una micra de hacerlo, todo sea que asegure otras vías de comunicación para mantener contacto con las personas que merece la pena, lo que te incluye a ti. Bien por el amigo argentino, bien por ti por difundirlo.
Cris Pérez ha dit…
Hola JM,

Yo creo que algunas de estas "instrucciones" deben tomarse como metáforas.

Cada vez que me apetece, envío una postal escrita a la gente que recuerdo en ese momento. La verdad es que es gratificante encontrar una postal en medio de la propaganda y las facturas. Lo mínimo es arrancar una sonrisa.

El resultado de pintar las paredes con dedos y mentón es muy divertido. En la escalera de la casa de un amigo, sus seres queridos han calcado sus manos en otro color y el resultado es genial. La semana que viene iré a su casa y si me acuerdo haré una foto. Yo pinté con una pintura que resbalaba una pared de un comedor de una casa, lo hice medio con una esponja, medio con las manos y quedó muy bonita.

En cuanto al feisbuk... ¿Qué decirte? Yo era una detractora de ese tipo de redes sociales, pero son la manera que conozco de mantener contactos como el tuyo, de personas que tengo lejos y que difícilmente tengo contacto de otro modo. Amistades que lejos de mi lugar habitual de residencia: Colombia, Chile, Italia, Perú, Andorra, Madrid, Galicia, Asturias, Tarragona, Girona, Lleida, Cadiz, etc. A mí, me gusta el uso que hago de esta red social... Lo que interpreto que quiere decir biciman es que no debemos sustituir las relaciones humanas presenciales por las virtuales. Pero he leído en algun lugar que las personas con una vida social activa, la tienen fuera y dentro de las redes. No sé... Yo sé que no quiero perder el contacto con personas que aprecio, si para mantenerlo, debo usar Facebook, en este caso, para mí, el fin justifica los medios.

¡Un abrazo!
Probaremos pues lo de pintar con los dedos y el mentón... el mundo es de los osados¡¡¡ A lo del fasebú me agregué más que nada por mantener contacto con parte de la familia que tengo diseminada por las europas, y ahora tengo un poco de todo. A veces agregas a personal relacionado con segundas personas y acabas arrepintiéndote, pero también es cierto que acabas contactando con personas que aportan mucho y que de otro modo no habría podido conocer, como es tu caso, el de Víctor y algunos más… Así pues, efectivamente el fin en este caso, justifica los medios. Ya me enseñarás esa foto de la pared pintada con los dedos y el mentón.
Un abrazo escaladora

Entrades populars d'aquest blog

La omnipresencia de la pérdida: Kafka y la muñeca viajera

De Jordi Sierra i Fabra
Franz Kafka se encontró con una niña en el parque al que iba a caminar todos los días. La niña lloraba desconsolada porque había perdido su muñeca. Ayudó a la niña a buscar la muñeca, aunque no tuvieron éxito. Quedaron al día siguiente para seguir buscándola.
Como no la habían encontrado, Kafka inventó ser cartero de muñecas y le entregó una carta “escrita” por la muñeca donde le decía a la niña que no llorase su ausencia, que había salido de viaje a ver mundo: 
- "Te escribiré mis aventuras ." - concluía la carta.
Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando él y la niña se reunían, él le leía las cartas que escribía de aventuras imaginarias de la muñeca. La niña quedaba así consolada. 
Kafka se puso enfermo y tuvieron que poner fin a sus encuentros. Le regaló una muñeca con una carta. La muñeca obviamente era diferente que la muñeca original. La carta explicaba que los viajes la habían cambiado.
Años más tarde, la chica ahora crecida, encontró u…

¿Para qué sirve la mente?

De Eduard Gasset "El Scio. La medicina cuántica." la Eco

Para pensar, está claro, pero ¿para qué sirve pensar?
Pensar da sentido al mundo a nuestro alrededor. El cerebro puede ser observado, a semejanza de todo en el universo, como un sistema cuántico en el que trabajan multitud de redes neurales cuánticas en evolución, seleccionadas y sufriendo mutaciones basadas en su funcionalidad en relación a su interacción con sistemas perceptuales y motores, siempre determinado por las necesidades del organismo.

¿Hiperempatía?

Hiperempática: dícese de la persona que es empática en exceso. Asume los problemas de las otras personas como propios. A sus propios problemas, se le añaden los de la demás gente hasta la saturación y el sufrimiento extremo. Antepone gustos y derechos de otrxs a los propios.
Los actos egoistas son necesarios para el buen funcionamiento psicológico. Las personas empáticas se sienten culpables cuando hacen un acto egoista, ya que creen que su actitud es falsa y malintencionada.
De Silvia Luthor
En este enlace hay la interpretación de un test que puedes realizar en este otro para medir tu empatía.