Ves al contingut principal

Deja de juzgar

"Sabes mi nombre
pero no mi historia.
Has oído lo que he hecho
pero no por lo que he pasado.

Sabes donde estoy,
pero no de donde vengo.
Me ves riendo,
pero no sabes lo que he sufrido.

 No puedes conocer a una persona
si muchas veces no sabes ni qué pasa contigo mismx.
Deja de juzgarme.
Saber mi nombre no implica conocerme."

Reversión personal de un texto del que desconozco la fuente.

Comentaris

Hasta uno mismo debe dejar de juzgarse por su historia.
Hasta uno mismo debe saber que solo existe este momento.
Casi siempre somos nosotros nuestro peor enemigo.
Supongo que sí, supongo que tienes razón...

Ayer tuve un pequeño debate acerca de la familia a pie de vía. Como era fin de semana había gente alrededor que estaba escuchando mi conversación, así que después de decir que la familia ya no existía y cuatro "animaladas" más, acabé reprimiéndome y no expliqué a fondo lo que pensaba acerca de la familia, el amor y demás. Pensé que entre pegue y pegue no había tiempo de profundizar en el tema y para que la gente se quedara con una visión superficial y dar lugar a malentendidos que me darían más dolor de cabeza que otra cosa, acabé mi exposición aquí.

Fui yo que me censuré, fui yo quien juzgué, fui yo quien no acabó de expresar lo que pensaba por mis propios "juicios" y creencias.

Hoy estoy agotada y desanimada...
ha dit…
Sobre eso mismo a mi siempre me ha llegado bastante esta canción:

http://petitcalfred.wordpress.com/2009/08/15/andar-con-mis-zapatos/
Cris, a veces, cuando hablamos en alto, queremos cambiar al mundo, cuando no convencernos a nosotros mismos...Lo sabes tú, lo sé yo.
Cambiar al mundo es imposible.
Cambiarnos nosotros es difícil, pero no imposible y quizás cambiando nosotros, podamos cambiar una pequeña parcela del mundo.
Por eso son más eficaces las conversaciones en silencio que gritarlas a viva voz...
Al fin y al cabo, repito, lo hacemos para escucharnos y convencernos sobre todo a nosotros mismos.
Necesitamos convencernos porque lo que hemos vivido no nos gusta, lo que nos han enseñado desde siempre no nos gusta, pero estamos totalmente impregnados de ello y queremos cambiar, aunque sea diciéndolo en alto.

Espero que estés mejor.
Valoro tu sinceridad.
Cris Pérez ha dit…
Hola Víctor,

Estar agotada y desanimada es parte de mí e intento no rechazarlo, aunque a veces lucho contra ello en una lucha inútil. No entiendo porqué debemos huir de esos sentimientos llamados negativos ya que forman parte de nosotros como seres de un equilibrio que no alcanzamos a entender. (Es mi teoría, creo que funcionamos como un yin yang que se compensa en un equilibrio dinámico, supongo que debería escribir algo acerca de ello)

Eso por un lado, por otro la lectura del "Hombre Mediocre" de José Ingenieros me está aportando un punto de vista muy bueno que me está ayudando a entender algunas cosas acerca de dejarse llevar, la comodidad de la monotonía y la rutina. Cualquier cambio que proponga va contracorriente, me cuesta a mí y le cuesta a mi entorno. Es difícil ser coherentemente cambiante en todas las parcelas de la vida, es cansado. Ahora entiendo cómo me aferro a algunas relaciones para tener un mástil donde poder sujetarme cuando me fatigo...

Sin más... Tengo mucho a reflexionar acerca de esto...
Cris Pérez ha dit…
Hola 道,

Quan he llegit la cançó m'ha vingut una cita al cap sobre caminar amb les meves sabates. No recordo quina és.

Però sí, sí, acabaria trepitjant les mateixes passes. Però és molt més fàcil jutjar als altres des de les nostres.

Petonets!!!


Cris

Entrades populars d'aquest blog

La omnipresencia de la pérdida: Kafka y la muñeca viajera

De Jordi Sierra i Fabra
Franz Kafka se encontró con una niña en el parque al que iba a caminar todos los días. La niña lloraba desconsolada porque había perdido su muñeca. Ayudó a la niña a buscar la muñeca, aunque no tuvieron éxito. Quedaron al día siguiente para seguir buscándola.
Como no la habían encontrado, Kafka inventó ser cartero de muñecas y le entregó una carta “escrita” por la muñeca donde le decía a la niña que no llorase su ausencia, que había salido de viaje a ver mundo: 
- "Te escribiré mis aventuras ." - concluía la carta.
Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando él y la niña se reunían, él le leía las cartas que escribía de aventuras imaginarias de la muñeca. La niña quedaba así consolada. 
Kafka se puso enfermo y tuvieron que poner fin a sus encuentros. Le regaló una muñeca con una carta. La muñeca obviamente era diferente que la muñeca original. La carta explicaba que los viajes la habían cambiado.
Años más tarde, la chica ahora crecida, encontró u…

¿Para qué sirve la mente?

De Eduard Gasset "El Scio. La medicina cuántica." la Eco

Para pensar, está claro, pero ¿para qué sirve pensar?
Pensar da sentido al mundo a nuestro alrededor. El cerebro puede ser observado, a semejanza de todo en el universo, como un sistema cuántico en el que trabajan multitud de redes neurales cuánticas en evolución, seleccionadas y sufriendo mutaciones basadas en su funcionalidad en relación a su interacción con sistemas perceptuales y motores, siempre determinado por las necesidades del organismo.

¿Hiperempatía?

Hiperempática: dícese de la persona que es empática en exceso. Asume los problemas de las otras personas como propios. A sus propios problemas, se le añaden los de la demás gente hasta la saturación y el sufrimiento extremo. Antepone gustos y derechos de otrxs a los propios.
Los actos egoistas son necesarios para el buen funcionamiento psicológico. Las personas empáticas se sienten culpables cuando hacen un acto egoista, ya que creen que su actitud es falsa y malintencionada.
De Silvia Luthor
En este enlace hay la interpretación de un test que puedes realizar en este otro para medir tu empatía.