dimarts, de març 06, 2012

¿Fluir?

Esto tiene que comprenderse con toda claridad. La persona no puede hacer. Todo lo que la persona cree que hace, en realidad sucede. Sucede exactamente como “llueve” o “nieva”.

(...) Una persona no puede moverse, pensar o hablar de motu propio. Es una marioneta tirada de aquí y de allá por hilos invisibles. Si así lo comprende puede aprender más sobre sí misma, y tal vez entonces las cosas comiencen a cambiar para ella. Pero si no puede darse cuenta ni comprender su total mecanicidad, o si no quiere aceptarla como un hecho, no puede aprender nada más y las cosas no pueden cambiar para ella.

La persona es una máquina, pero una máquina muy peculiar. Es una máquina que, en las circunstancias adecuadas, y con el tratamiento adecuado, puede saber que es una máquina. Al darse plena cuenta de ello puede encontrar los medios para dejar de ser una máquina.

P.D. Ouspensky (1.878-1.947)
Extraído de "Más máquinas" en Un petit Calfred de l'Ànima

Relacionado con el post "Voluntad y fluir" de Poder de Creació
>>

Corrección

De Idries Shah, maestro sufí (1924-1996) La Sabiduría de los Idiotas Abdullah ben Yahya estaba enseñando a un visitante un manuscrit...