Ves al contingut principal

Perder las hojas

Hace unos días inicié un cruce de conversaciones virtuales con Pekas acerca de algunos temas que me inquietaban.

Entre muchos de los temas de los que hablamos, surgió el tema de las pérdidas. Le pedí permiso para publicar su reflexión:

"La pérdida, no es sólo pérdida.
Las hojas caen de los árboles porque necesitan prepararse para el duro Invierno.
La savia baja de la copa de los árboles porque se la necesita en tronco y en raíces.
Los osos se echan a dormir.
La pérdida es una una oportunidad de cambio y de renacimiento, de crecimiento.
Una vez el Yang ha alcanzado su pleno apogeo, la culminación del calor, es el momento de que el Yin inicie su etapa de crecimiento.
Es hora del "balance", el frescor del otoño invita a recogerse.
Es sano "respetar" y saber escuchar esa energía."

Después de esa reflexión pensé en mi propia metáfora y vino a mi mente un vaso. Un vaso lleno no puede contener nada más, debe vaciarse para recibir nuevas cosas. Podemos aferrarnos a viejos sentimientos, percepciones o pensamientos; podemos desear cosas nuevas sin desprendernos de las viejas. Pero necesitamos vaciarnos, necesitamos liberarnos de cosas viejas para recibir las nuevas.
>>

Podemos sentirlo como una pérdida o como una oportunidad como comentaba Pekas. Yo siento que, en realidad, no se trata de ninguna pérdida, siento que nos han educado para acumular y consumir cosas y repetimos el mismo patrón con las relaciones y con los sentimientos. Necesitamos acumularlos igual que los archivos que nos bajamos de Internet y pensamos que algún día leeremos.

Debemos librarnos de esos archivos, debemos olvidar viejos conocimientos para adquirir otros.

En las relaciones, pienso que funciona igual. Funciona como un intercambio, yo libero algo de mí para dártelo a ti y tú me das algo a mí para yo quedármelo. Ese intercambio deja de funcionar cuando queremos acumular lo nuestro junto con lo de la/s otra/s personas. Es entonces, cuando el vaso se llena y debemos vaciar el contenido.

Quizá el otoño sea la mejor época para hacerlo, al igual que los árboles se desprenden de sus hojas.

¡¡Gracias Pekas!!!

Comentaris

ha dit…
Por si te hace gracia:

http://petitcalfred.wordpress.com/2008/11/14/serie-zen-5-la-erudicion/

:)
Pekas ha dit…
Más leo lo escrito.. más pienso que acerté con mi "metamorfósis" personal...

Sino vacíamos el continente de ciertos contenidos, dificilmente podremos disfrutar de otros contenidos, o incluso, de otros continentes. ;-)))

Un abrazo .. ya sin hojas...
Pekas ha dit…
Sorry.. gracias por nada...

Como tú dices... ha sido un intercambio... ;-))) Celebro que te haya servido...
Cris Pérez ha dit…
Lástima que aquí no tenga el famoso "ME GUSTA"...

¡¡¡Me gustan nuestros intercambios!!!

¡¡A ver si nos juntamos una tarda y divagamos un poco!!

Entrades populars d'aquest blog

La omnipresencia de la pérdida: Kafka y la muñeca viajera

De Jordi Sierra i Fabra
Franz Kafka se encontró con una niña en el parque al que iba a caminar todos los días. La niña lloraba desconsolada porque había perdido su muñeca. Ayudó a la niña a buscar la muñeca, aunque no tuvieron éxito. Quedaron al día siguiente para seguir buscándola.
Como no la habían encontrado, Kafka inventó ser cartero de muñecas y le entregó una carta “escrita” por la muñeca donde le decía a la niña que no llorase su ausencia, que había salido de viaje a ver mundo: 
- "Te escribiré mis aventuras ." - concluía la carta.
Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando él y la niña se reunían, él le leía las cartas que escribía de aventuras imaginarias de la muñeca. La niña quedaba así consolada. 
Kafka se puso enfermo y tuvieron que poner fin a sus encuentros. Le regaló una muñeca con una carta. La muñeca obviamente era diferente que la muñeca original. La carta explicaba que los viajes la habían cambiado.
Años más tarde, la chica ahora crecida, encontró u…

¿Para qué sirve la mente?

De Eduard Gasset "El Scio. La medicina cuántica." la Eco

Para pensar, está claro, pero ¿para qué sirve pensar?
Pensar da sentido al mundo a nuestro alrededor. El cerebro puede ser observado, a semejanza de todo en el universo, como un sistema cuántico en el que trabajan multitud de redes neurales cuánticas en evolución, seleccionadas y sufriendo mutaciones basadas en su funcionalidad en relación a su interacción con sistemas perceptuales y motores, siempre determinado por las necesidades del organismo.

¿Hiperempatía?

Hiperempática: dícese de la persona que es empática en exceso. Asume los problemas de las otras personas como propios. A sus propios problemas, se le añaden los de la demás gente hasta la saturación y el sufrimiento extremo. Antepone gustos y derechos de otrxs a los propios.
Los actos egoistas son necesarios para el buen funcionamiento psicológico. Las personas empáticas se sienten culpables cuando hacen un acto egoista, ya que creen que su actitud es falsa y malintencionada.
De Silvia Luthor
En este enlace hay la interpretación de un test que puedes realizar en este otro para medir tu empatía.