dimarts, de desembre 13, 2011

Perder las hojas

Hace unos días inicié un cruce de conversaciones virtuales con Pekas acerca de algunos temas que me inquietaban.

Entre muchos de los temas de los que hablamos, surgió el tema de las pérdidas. Le pedí permiso para publicar su reflexión:

"La pérdida, no es sólo pérdida.
Las hojas caen de los árboles porque necesitan prepararse para el duro Invierno.
La savia baja de la copa de los árboles porque se la necesita en tronco y en raíces.
Los osos se echan a dormir.
La pérdida es una una oportunidad de cambio y de renacimiento, de crecimiento.
Una vez el Yang ha alcanzado su pleno apogeo, la culminación del calor, es el momento de que el Yin inicie su etapa de crecimiento.
Es hora del "balance", el frescor del otoño invita a recogerse.
Es sano "respetar" y saber escuchar esa energía."

Después de esa reflexión pensé en mi propia metáfora y vino a mi mente un vaso. Un vaso lleno no puede contener nada más, debe vaciarse para recibir nuevas cosas. Podemos aferrarnos a viejos sentimientos, percepciones o pensamientos; podemos desear cosas nuevas sin desprendernos de las viejas. Pero necesitamos vaciarnos, necesitamos liberarnos de cosas viejas para recibir las nuevas.
>>

Podemos sentirlo como una pérdida o como una oportunidad como comentaba Pekas. Yo siento que, en realidad, no se trata de ninguna pérdida, siento que nos han educado para acumular y consumir cosas y repetimos el mismo patrón con las relaciones y con los sentimientos. Necesitamos acumularlos igual que los archivos que nos bajamos de Internet y pensamos que algún día leeremos.

Debemos librarnos de esos archivos, debemos olvidar viejos conocimientos para adquirir otros.

En las relaciones, pienso que funciona igual. Funciona como un intercambio, yo libero algo de mí para dártelo a ti y tú me das algo a mí para yo quedármelo. Ese intercambio deja de funcionar cuando queremos acumular lo nuestro junto con lo de la/s otra/s personas. Es entonces, cuando el vaso se llena y debemos vaciar el contenido.

Quizá el otoño sea la mejor época para hacerlo, al igual que los árboles se desprenden de sus hojas.

¡¡Gracias Pekas!!!

4 comentaris:

ha dit...

Por si te hace gracia:

http://petitcalfred.wordpress.com/2008/11/14/serie-zen-5-la-erudicion/

:)

Pekas ha dit...

Más leo lo escrito.. más pienso que acerté con mi "metamorfósis" personal...

Sino vacíamos el continente de ciertos contenidos, dificilmente podremos disfrutar de otros contenidos, o incluso, de otros continentes. ;-)))

Un abrazo .. ya sin hojas...

Pekas ha dit...

Sorry.. gracias por nada...

Como tú dices... ha sido un intercambio... ;-))) Celebro que te haya servido...

Cris Pérez ha dit...

Lástima que aquí no tenga el famoso "ME GUSTA"...

¡¡¡Me gustan nuestros intercambios!!!

¡¡A ver si nos juntamos una tarda y divagamos un poco!!

Empuja la vaca

Un sabio maestro y su fiel discípula paseaban por un bosque, mientras le explicaba la importancia de conocer lugares diferentes, visitar y ...