Ves al contingut principal

Entrades

S'estan mostrant les entrades d'aquesta data: juliol, 2007

La sed

Un hombre estaba perdido en el desierto, destinado a morir de sed.

Por ventura, llegó a una cabaña vieja, desmoronada, sin ventanas, sin techos, el hombre anduvo por ahí y se encontró con una pequeña sombra dónde acomodarse para huir del calor y del sol desértico.

Mirando a su alrededor, vio una vieja bomba de agua, toda oxidada, se arrastró hacia allí, tomó la manivela y comenzó a bombear, a bombear y a bombear sin parar, pero nada sucedía!

Desilusionado, cayó postrado hacia atrás; notó que a su lado había una botella vieja, la miró, la limpió de todo el polvo que la rodeaba, y pudo leer un recado que decía: Usted necesita primero purgar la bomba con toda el agua que contiene esta botella mi amigo, después, por favor tenga la gentileza de llenarla nuevamente antes de marchar.

El hombre desenroscó la tapa de la botella, y en realidad, ahí estaba el agua.

¡La botella estaba llena de agua!

De repente, él se vio en un dilema:

Si bebía aquel agua podría sobrevivir, pero si la vertía e…

Aprendí

He aprendido que la vida es como un rollo de papel higiénico. Cuanto más se acerca a su final, más rápido se va.

He aprendido que debería estar contenta de que Dios no me conceda todo lo que pido.


He aprendido que el dinero no me da estatus.

He aprendido que son las pequeñas y cotidianas cosas las que hacen la vida tan espectacular.


He aprendido que muy dentro de cada persona hay alguien que desea ser apreciada/o y amada/o.


He aprendido que Dios no lo hizo todo en un día. ¿Que me hace pensar que yo sí puedo?


He aprendido que ignorar las cosas, no las cambia.


He aprendido que cuando quiero desquitarme de alguien, sólo permito que siga hiriéndome.


He aprendido que es el amor, y no el tiempo, lo que cura las heridas.


He aprendido que la mejor manera que existe de crecer es rodearse de personas que sean más listas que yo.


He aprendido que cualquier persona que conozca, merece ser saludada con una sonrisa.


He aprendido que no hay nada más dulce que dormir con bebés y sentir su respiración en las me…

Racionalizar nuestros pensamientos y Coaching

¿Es el proceso de Coaching un proceso de racionalización? ¿Darle nombre a lo que pasa para entenderlo y tirar adelante?

Sé que el Coaching no analiza los problemas, ya que el Coaching los transforma en retos o los aparca para seguir, seguir adelante.

Parece que si no explicamos lo que queremos, no tenemos rumbo. Debemos saber qué nos gusta y que nos guste siempre. Si no lo hacemos así, no somos personas racionales.

Si yo misma me autocoacheara, me preguntaría si necesito ser racional. La respuesta es NO. Pero tampoco me satisface. Yo soy de acción y sé que cuando hago cosas, me siento realizada. Cuando las reflexiono, analizo los motivos por los cuales he hecho una u otra cosa o analizo las causas que me mueven a hacer una u otra.

En todos los manuales indica que hay que analizar, que debemos realizar un DAFO, que debemos saber las causas y los efectos. Pero si no llegamos a hacer nada porque estamos entretenidos con DAFOS, ¿a quien le importa los porqués?

A mí. Resulta que necesito saber …

Riesgos de volar bajo

”Cuando empecé a pilotar, mi angustiada madre, ya que no podía disuadirme de tan insólita locura, me recomendó que, por lo menos, tuviera mucha prudencia: “Vuela bajito y despacito, hijo mío!” Era un entrañable pésimo consejo: no hay nada tan peligroso para un avión como volar despacio y además a poca altura. En realidad los aviones no pueden volar despacio por definición. Se mantienen en vuelo justamente gracias a la fuerza de sustentación generada por el aire que se desliza a gran velocidad a lo ancho del perfil del ala (…)

Así, pues, el arte de volar es bastante paradójico: la seguridad crece con la altitud (dentro de un orden), con la velocidad (hasta cierto punto) y con el frío (sin pasarse). Pero hay más paradojas: hay que despegar contra el viento (…)

La vida también se pilota así: contra el viento, alto y deprisa. Volar bajo es peligroso. Las personas que viven tocando tierra se engañan con la falsa esperanza de recibir tan sólo un golpe suave en caso de caída. En realidad, n…