Ves al contingut principal

Diferencia entre piñas de pino silvestre y de pino negro

Este fin de semana nos hemos encontrado en Andorra personas que nos interesamos por el desarrollo personal. En un momento de estas intensas jornadas, cogí unas piñas del suelo. Unas eran de pino negro y otras de pino silvestre. Eso significa que las dos especies cohabitan y que se dan unas condiciones excepcionales para que especies que normalmente no habitan juntas, convivan.

En ese momento quise compartir con mis compañeros ese pensamiento, compartir esa sensación de estar en un lugar con personas y que entre todos estábamos creando un espacio especial.

Pero mi mente, mucho más rápida que la expresión, fue a otro lugar. Me llevó a reflexionar que para ser consciente de esa rara circunstancia debes conocer la diferencia entre una piña u otra y, además, debes estar receptivo y atento a recibir esa información y conocer la importancia que tiene.

Ahora, volviendo a procesar toda esa información, me doy cuenta que nosotros, los profesionales del Coaching, risoterapia, formación positiva, Programación Neurolingüística, etc. tenemos una información muy valiosa y podemos ayudar a muchos.

En nuestras manos está dar a conocer nuestras profesiones y comprometernos con nuestro objetivo común que de formas diversas consiste en ayudar a las personas a sentirse mejor y a conseguir lo mejor de sí mismas.

Gracias por hacer de este fin de semana algo tan especial.

Gracias A.L. por lanzar la primera piedra y ser un hombre de palabra.

Gracias M.J.D. por apoyarme desde el principio y por tu amor incondicional.

Gracias M.A.M. por encontrarme en nuestro nuevo Dios, Internet; por tu aceptación y por tu entusiasmo.

Gracias A.A. por tu ternura y tu transparencia.

Gracias C.N. por tus ganas de divertirte y aprender.

Gracias S.F. por tus reflexiones y tu entrega.

Gracias M. por tu amor y tu espontaneidad.

Gracias M.A. por fortalecerme y por tu confianza.

Gracias B.G. por quererme tanto, por acompañarme y por ser como eres.

Gracias J.J. por entregarte y venir a nuestro terreno.

Gracias L.H. por tu paz, tu aceptación y tu hijo.

Gracias A. por darme la oportunidad de conocerte y por tu

Gracias T. por enseñarme la niña que llevas dentro sin apenas conocerte.

Gracias Joan, a tus padres y a los que forman el equipo del Hotel Camp del Serrat. Nos habéis tratado muy bien y hemos comido genial.

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

La omnipresencia de la pérdida: Kafka y la muñeca viajera

De Jordi Sierra i Fabra
Franz Kafka se encontró con una niña en el parque al que iba a caminar todos los días. La niña lloraba desconsolada porque había perdido su muñeca. Ayudó a la niña a buscar la muñeca, aunque no tuvieron éxito. Quedaron al día siguiente para seguir buscándola.
Como no la habían encontrado, Kafka inventó ser cartero de muñecas y le entregó una carta “escrita” por la muñeca donde le decía a la niña que no llorase su ausencia, que había salido de viaje a ver mundo: 
- "Te escribiré mis aventuras ." - concluía la carta.
Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando él y la niña se reunían, él le leía las cartas que escribía de aventuras imaginarias de la muñeca. La niña quedaba así consolada. 
Kafka se puso enfermo y tuvieron que poner fin a sus encuentros. Le regaló una muñeca con una carta. La muñeca obviamente era diferente que la muñeca original. La carta explicaba que los viajes la habían cambiado.
Años más tarde, la chica ahora crecida, encontró u…

¿Para qué sirve la mente?

De Eduard Gasset "El Scio. La medicina cuántica." la Eco

Para pensar, está claro, pero ¿para qué sirve pensar?
Pensar da sentido al mundo a nuestro alrededor. El cerebro puede ser observado, a semejanza de todo en el universo, como un sistema cuántico en el que trabajan multitud de redes neurales cuánticas en evolución, seleccionadas y sufriendo mutaciones basadas en su funcionalidad en relación a su interacción con sistemas perceptuales y motores, siempre determinado por las necesidades del organismo.

¿Hiperempatía?

Hiperempática: dícese de la persona que es empática en exceso. Asume los problemas de las otras personas como propios. A sus propios problemas, se le añaden los de la demás gente hasta la saturación y el sufrimiento extremo. Antepone gustos y derechos de otrxs a los propios.
Los actos egoistas son necesarios para el buen funcionamiento psicológico. Las personas empáticas se sienten culpables cuando hacen un acto egoista, ya que creen que su actitud es falsa y malintencionada.
De Silvia Luthor
En este enlace hay la interpretación de un test que puedes realizar en este otro para medir tu empatía.