Ves al contingut principal

Entrades

S'estan mostrant les entrades d'aquesta data: 2006

Fuerza de voluntad

Seguiré creyendo, incluso cuando la gente pierda la esperanza.
Seguiré amando, aunque sólo haya odio o indiferencia a mi alrededor.
Seguiré construyendo, aunque otros destruyan.
Seguiré hablando de paz, incluso en un mundo de guerra.

Y seguiré sembrando, aunque otros pisen la cosecha.
Y seguiré haciendo oir mi voz, aunque todos callen.
Y seguiré dibujando sonrisas en las miradas tristes.
Y seguiré intentando aliviar el dolor de los que sufren.

Regalaré
motivos de alegría donde sólo haya tristeza.
Ayudaré
a caminar a los que desfallezcan.
Abrazaré
a quienes han perdido la esperanza.

Porque en medio de la desolación siempre habrá un niño que nos mire expectante.
Porque incluso la peor tormenta pasa, y antes o después nace el sol.
Poque la hora más oscura es la que precede al amanecer.
Porque siempre habrá un pájaro que cante para cada uno de nosotros,
y un niño que nos regale una sonrisa,
y mariposas de colores que me muestren la belleza de la naturaleza.

Pero...

si un día la vida se me gira en contra y me …

Esperanza

Hace años, un diario del interior del país publicó una serie de notas pronosticando una cosecha excepcional. Los agricultores, advertidos de la buena noticia, sembraron con más confianza y diversidad que de costumbre. El entusiasmo se generalizaba a medida que la prensa local reiteraba el vaticinio alentador, más deseado que real. Y por el poder de la esperanza generalizada, la cosecha resultó extraordinaria, aunque las fuentes de información fueron osadamente inventadas por el Jefe de Redacción.

El estímulo social fue aceptado por los hombres de la comunidad rural y se transformó en un hecho concreto de ganancias compartidas.

Imaginar hace que suceda lo que se imagina.

Pág. 135 Cuentos para regalar a personas originales, Enrique Mariscal (Grijalbo)

Sembrar y recoger

Quien siembra plantas, recoge alimento.
Quien siembra flores, recoge perfume.

Quien siembra trigo, recoge pan.
Quien siembra amor, recoge amistad.

Quien siembra alegría, recoge felicidad.
Quien siembra vida, recoge milagros.

Quien siembra verdad, recoge confianza.
Quien siembra cariño, recoge gratitud.


Somos sembradores que repartimos diariamente miles de semillas a nuestro alrededor.
Que seleccionemos siempre las mejores semillas, para que, al recibir la cosecha correspondiente, tengamos siempre motivos para estar agradecidos.

Gracias Antonio, por compartir estas palabras conmigo.

Actitud de Vicente

Ayer, mi amigo Vicente me decía volviendo de escalar. Si todos pensáramos lo que no nos gustaría que nos hiciesen y no se lo hiciéramos a los demás, el mundo sería mucho mejor. Terminaba diciendo que era una utopía.

No sé si utopía o no... Si te rodeas de personas así, quizá cierres el círculo y tengas una area de confort... cómoda.

Si actuas así, tu círculo y las personas que se relacionen contigo, así actuaran contigo. Lo veo con mi amigo Vicente, él es así y está rodeado por personas que le respetan y que no consideran o juzgan sus pensamientos o acciones.

En su trabajo, me decía que era diferente, es camionero y me decía literalmente: "te tratan como una mierda, el día que llegas tarde, te lo recriminan, no te preguntan si todo va bien o si ha pasado alguna cosa"

Quizá él mismo también cambie de actitud o quizá será fuerte hasta que las personas que le rodeen acaben siendo amable con él.

¡Gracias, Vicente, por enseñarme estas cosas!

Por cierto, leyendo un libro de filosofía he…

Triple filtro

En la Grecia antigua, Sócrates fue famoso por su sabiduría y por el gran respeto que profesaba a todos.

Un día, un conocido se encontró con Sócrates y le dijo:
- ¿Sabes lo que escuché acerca de tu amigo?

- Espera un minuto - replicó Sócrates - Antes de decirme nada, quisiera que pasaras un pequeño examen. Yo lo llamo el examen del triple filtro.

- ¿Triple filtro? - preguntó el otro

- Correcto - continúo Sócrates - antes de que me hables sobre mi amigo, puede ser una buena idea filtrar tres veces lo que vas a decir. Por eso que lo llamo el “Exámen del triple filtro”
El primer filtro es la VERDAD
¿estás absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es cierto?

- No - dijo el hombre - realmente sólo escuche sobre eso y...

- Bien - dijo Sócrates - entonces realmente no sabes si es cierto o no.

Ahora permíteme aplicar el segundo filtro, el filtro de la BONDAD.
¿Es algo bueno lo que vas a decirme de mi amigo ?

- No, por el contrario …

- Entonces, deseas decirme algo malo de él, pero no estás seguro …

El riesgo de no correr ningún riesgo

Javier Carril publica en su blog un artículo titulado: El peor riesgo es no correr ningún riesgoDe él hay muchos apartados que me llaman la atención, en especial hoy me han ayudado estos recortes:Cuando vamos creciendo, sin embargo, determinadas experiencias de la vida van cerrando nuestro entusiasmo por arriesgarnos y aprender.Como decía el escritor y prestigioso profesor de Standford John Gardner: “A la mitad de nuestra vida la mayoría llevamos en la cabeza un agobiante catálogo de cosas que no tenemos intención de volver a probar porque las hemos intentado una vez y hemos fracasado...o lo hemos hecho peor de lo que nuestra autoestima exigía.” Esto nos limita, nos reduce a un círculo muy pequeño de unos pocos amigos, de un núcleo familiar cada vez más reducido, de un trabajo estable en el que nos sentimos seguros. Nos hemos hecho cómodos, hemos creado nuestra zona de confort, nuestro pequeño refugio. Y este refugio nos impide aprender, crecer, arriesgarnos.Como decía el escritor y p…

Camino pretencioso

He estado pensando que conseguía todo lo que quería: poder tener un negocio que me permita vivir tranquila, crear mi casa rural, ser una buena coach, viajar, conocer a mucha gente, aprender... ¿y después?

¿Tengo que buscar un nuevo objetivo?

¿Para qué?

¿A dónde quiero llegar?

¿Y si un día ya no tengo objetivos? ¿Y si un día ya he cumplido todos mis sueños?

Sí, de acuerdo, me lo habré pasado muy bien, me sentiré muy orgullosa de mí misma, habré conocido mucha gente y aprendido mucho más...

¿Y después?

Cada cierto tiempo, me llega a la mente esta pregunta. Cuando me permito salir de mi mundo y de mis ocupaciones. Vuelve.

Está conmigo, pero sólo surge en estos momentos. Empieza a aparecer como una inquietud, como una angustia, como algo negativo...

Por fin, me doy cuenta de lo que es.

¿Qué hago en la vida?

No tengo una respuesta muy precisa, sólo sé que haga lo que haga,

quiero disfrutar y ser feliz;

quiero tener momentos para darme cuenta de lo que estoy haciendo y seguir;

quiero que los que me rode…

El Coaching, ¿bonita teoría?

Hace unos días recibí un mensaje que me hizo pensar. Una clienta me comentaba que había leído acerca del Coaching y me decía que la teoría era muy bonita, pero que en la realidad todo se complicaba.

He de decir que me hizo reflexionar, ya que efectivamente muchos de los textos que podemos encontrar hablan del Coaching como la fórmula para conseguir tus sueños, impulsarte, liberar tu potencial, etc. y dan instrucciones genéricas sobre cómo un coach te puede ayudar.

Un Coach no debe aconsejar estrategias o definir planes de acción. El mismo cliente se compromete consigo mismo para alcanzar o lograr aquello que desee y de la forma que quiera. El hecho de compartirlo y expresarlo con alguien que no juzga y que te apoya, te ayuda a ese compromiso.

El Coach escucha y ayuda al cliente mediante preguntas a encontrar en su interior aquello que le conviene y cómo llegar hasta allí.

Parece mentira que unas simples preguntas puedan desencadenar procesos que ni el mismo cliente espera. A menudo, la ma…

Persistencia

El joven Demóstenes soñaba con ser un gran orador, sin embargo este propósito parecía una locura desde todo punto de vista.

Su trabajo era humilde, y de extenuantes horas a la intemperie.

No tenía el dinero para pagar a sus maestros, ni ningún tipo de conocimientos.

Además tenía otra gran limitación: Era tartamudo.

Demóstenes sabía que la persistencia y la tenacidad hacen milagros y, cultivando estas virtudes, pudo asistir a los discursos de los oradores y filósofos más prominentes de la época. Hasta tuvo la oportunidad de ver al mismísimo Platón exponer sus teorías.

Ansioso por empezar, no perdió tiempo en preparar su primer discurso.

Su entusiasmo duro poco: La presentación fue un desastre.

Fue un gran fracaso. A la tercera frase fue interrumpido por los gritos de protesta de la audiencia:
- ¿Para qué nos repite diez veces la misma frase?-dijo un hombre seguido de las carcajadas del público.
- ¡Hable más alto! -exclamó otro-. No se escucha, ¡ponga el aire en sus pulmones y no en su …

Para los que tienen dudas... y para los que no las tienen también

¿Uno que se reconoce a sí mismo transido de fuerzas contradictorias será, pues, condenable ante el imperio de otro que, siendo surcado por todas ellas, acalla unas cuantas para fingir estar poseído por sólo una?

M. Hidalgo "Las Casas Baratas del Bon Pastor" Trabajo de Antropología en la Universitat de Barcelona

¿Cómo nace un paradigma?

Un grupo de científicos colocó cinco monos en una jaula, en cuyo centro colocaron una escalera y, sobre ella, un montón de bananas.

Cuando un mono subía la escalera para agarrar las bananas, los científicos lanzaban un chorro de agua fría sobre los que quedaban en el suelo.

Después de algún tiempo, cuando un mono iba a subir la escalera, los otros lo golpeaban.

Pasado algún tiempo más, ningún mono subía la escalera, a pesar de la tentación de las bananas.

Entonces, los científicos substituyeron uno de los monos. La primera cosa que hizo fue subir la escalera, siendo rápidamente bajado por los otros quienes le propinaron una paliza tremenda.

Después de algunas palizas, el nuevo integrante del grupo ya no subió más la escalera aunque nunca supo el porque de tales golpes.

Un segundo mono fue sustituido y ocurrió lo mismo.

El primer sustituto participó con entusiasmo de la paliza al novato.

Un tercero fue cambiado y se repitió la misma situación: volvieron a golpear.

El cuarto y, finalmente, el qu…

El árbol de los problemas

En coaching no hay problemas; sino desafíos y retos. Esta es una buena historia que nos desafía a desterrar esos "problemas" y convertirlos en retos.


Un carpintero que había contratado para ayudarme a reparar una vieja granja, acababa de finalizar un duro primer día de trabajo. Su cortadora eléctrica se dañó y le hizo perder una hora de trabajo y después su antiguo camión se negó a arrancar.

Mientras lo llevaba a casa, se sentó en silencio. Una vez que llegamos, me invitó a conocer a su familia. Mientras nos dirigíamos a la puerta, se detuvo brevemente frente a un pequeño árbol, tocando las puntas de las ramas con ambas manos.

Cuando se abrió la puerta, ocurrió una sorprendente transformación. Su bronceada cara estaba plena de sonrisas. Abrazó a sus dos pequeños hijos y le dió un beso a su esposa. Posteriormente me acompañó hasta el coche.

Cuando pasamos cerca del árbol, sentí curiosidad y le pregunté acerca de lo que lo había visto hacer un rato antes.
"Oh, ese es mi árbol …

El eco de la vida

Un niño y su padre, estaban caminando en las montañas. De repente, el hijo se cae, se lastima y grita:
- Aaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhh!

Para su sorpresa oye una voz repitiendo en algún lugar de la montaña:
- Aaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhh!

Con curiosidad el niño grita:
- ¿Quién está ahí?.

Recibe una respuesta:
- ¿Quién está ahí?.

Enojado con la respuesta, el niño grita:
- Cobarde.

Y recibe de respuesta:
- Cobarde.

pregunta:
- ¿Que sucede?

El padre, sonríe y le dice:
- Hijo mío, presta atención.

Y entonces el padre grita a la montaña:
- Te admiro.

Y la voz responde:
- Te admiro.

De nuevo, el hombre grita:
- Eres un campeón.

Y la voz le responde:
- Eres un campeón.

El niño estaba asombrado, pero no entendía.

Luego, el padre le explica:
- La gente lo llama eco, pero en realidad es la vida. Te devuelve todo lo que dices o haces. Nuestra vida es simplemente un reflejo de nuestra acciones.

Si deseas más amor en el mundo, crea más amor a tu alrededor. Si deseas felicidad, da felicidad a los que te rodean.

Si quieres u…

La Cueva de Platón

La alegoría de la Caverna de Platón cuenta la historia de unos hombres que vivían recluidos dentro de una caverna, sin poderse mover y condenados a mirar siempre las paredes. Para ellos, no existía nada más que las sombras que veían reflejadas en los muros, producidas por un gran fuego situado en la entrada. Según expone Platón, si alguno de ellos fuese liberado y pudiese ver lo que había fuera de la caverna y decidiese volver para contarlo, el resto de prisioneros no le creerían e incluso querrían matarlo. Esta metáfora apunta las claves de la actitud de un coach, un profesional que trabaja para que cada uno vaya más allá de las limitaciones que se impone y realice todo su potencial. El coach es consciente de estar dentro de la caverna y esto le permite salir y entrar para mostrar que el mundo de las sombras es simplemente una pequeña parte. El coach asume el compromiso de acompañar al prisionero fuera de la caverna, para que este pueda ver lo que le impedían las ataduras.

A medio cam…

Elige positivo o negativo

Pepe era el tipo de persona que te encantaría ser.

Siempre estaba de buen humor y siempre tenía algo positivo que decir. Cuando alguien le preguntaba cómo le iba, el respondía: "Si pudiera estar mejor, tendría un gemelo".

Había tenido varios destinos y varios de sus colaboradores le habían seguido en todos ellos. La razón de que le siguieran era por su actitud: era un motivador natural. Si un empleado tenía un mal día, Pepe estaba ahí para decirle al empleado cómo ver el lado positivo de la situación.

Ver este estilo realmente me causó curiosidad, así que un día fui a buscar a Pepe y le pregunté:
"No lo entiendo.... no es posible ser una persona positiva todo el tiempo. ¿Cómo lo haces?"

Pepe respondió: "Cada mañana me despierto y me digo a mi mismo:
Pepe, tienes dos opciones hoy: puedes escoger estar de buen humor o puedes escoger estar de mal humor;
escojo estar de buen humor.
Cada vez que sucede algo malo, puedo escoger entre ser una víctima o aprender de ello.
Escoj…

Tus debilidades están en tu propia mente

Tienes un sueño, pero... ¿cuál es tu plan?

Transformarte en un triunfador en tu dominio no viene solo y requiere mucho esfuerzo.

François Ducasse i Makis Chamalidis en su libro "Champion dans la tête" nos dan una serie de directrices para conseguir tu sueño:

1. Adopta actitud de ganador en tu vida.
2. Ve hasta el final con tu sueño.
3. No tengas miedo de lo que pensarán los demás.
4. Analiza tu mental. Sé curioso, disciplinado y busca.
5. Habla de tus proyectos. Los discursos a dos son más amenos y distraídos.
6. Explota tus talentos.
7. Aprende de tus fracasos.
8. Motívate.
9. Trabaja.
10. Inventa, crea y triunfa.

Algunas preguntas:
A. ¿Tus objetivos son exteriores o interiores? ¿Dependen de ti mismo o de los demás?
B. ¿Cuál es tu demonio? Busca una solución.
C. ¿Cuál es tu secreto? Fuerzas, puntos fuertes.

RECUERDA:para objetivos excepcionales, tendrás que tomar decisiones excepcionales y te tendrás que enfrentar a dificultades excepcionales.

Película recomendada: Billy Elliot

El viaje de descubrimiento

Aedipe Catalunya recibió de sus asociados la demanda de ampliar la información sobre el coaching y su aplicación en el mundo empresarial. Con este objetivo crearon una comisión llamada Kairos* y así fue su experiencia:

En las primeras reuniones de trabajo, los asociados con la ayuda de Kairos estuvieron analizando y discutiendo cuál sería la mejor forma de lograr el objetivo. Entre todas las ideas surgidas, el grupo decidió realizar work shops** -qué mejor opción que aprovechar la ocasión para un pseudo proceso de coaching-.

La Comisión Kairos diseñó "El viaje de descubrimiento"*** para descubrir el arte del coaching junto al propio descubrimiento personal.

El viaje imaginario se estructuró en cuatro etapas:

El descubrimiento:
Se proyectaron dos películas: Erin Brockovick y Los chicos del coro que facilitaron la reflexión de los comportamientos y actuaciones que pueden conducir o no hacia los objetivos ambicionados.

Reflexión: ¿Qué comportamientos necesito y quiero desarrollar?
La …

Cris en el 2006 se describía así

Hija de padres gallegos. Todos los veranos de mi infancia los he pasado en las Rías Baixas, en Almofrei. En esa aldea gallega, veraneé con mi familia: mis abuelas Amparo y Celia, el abuelo de la Portela, mis tíos Dori y Carlos, Pepe y Mari, mis hermanos Eduard y Santi, mis primos Enrique, Carlitos, Cristian, Viki, Sandra y Tamara y mis tíos y primos Delfín 1 y Delfín 2, Rosa 1 y Rosa 2 y Concha.

Pero no sólo convivía con ellos también recuerdo el nombre de muchos de los animales con los que pasaba mis veranos y de los que me despedía con lágrimas en los ojos: las vacas que había que llevar a a las fincas por las mañanas, vigilar todo el día y ordeñar por las noches: Pinta, Cuca y Morena. Nuestros amigos que siempre nos acompañaban los perros: Chusky, el listo y fiel; Rabito, el rabioso; Derby, el cariñoso; el imponente Nerón; el falso Trus; el fiero León. También hay espacio para los gatos, en especial para Rus, el pianista.

Ahí entendí la importancia del agua, de la lluvia, del res…